Ayuda a salvar la selva de Mulu

Denuncian deforestación para el cultivo de palma aceitera en el estado de Sarawak, Malasia Tala para establecimiento de monocultivo de palma aceitera en el estado de Sarawak, Malasia

Una plantación de palma aceitera amenaza la única área Patrimonio de la UNESCO en Sarawak. En las cercanías del Parque Nacional Gunung Mulu ya se ha talado la selva para establecer una plantación de palma. La población indígena Berawan y Penan se oponen al proyecto que acaba con su bosque y sustento.

Carta

Para: Primer Ministro de Malasia Mahathir Mohamad; Ministro Principal Abang Johari Openg

Anulen la concesión para establecer un monocultivo de palma aceitera en el Parque Naciona Mulu y declaren una moratoria a nuevas plantaciones de palma.

Leer la carta

“¡No destrocen nuestra selva! Dejen de robarnos”, dice Willie Kajan ante las máquinas de la empresa Radiant Lagoon. El líder de los indígenas Berawan se siente impotente frente a las máquinas que destruyen el bosque, en los que su pueblo vive desde tiempos ancestrales. También los Penan están afectados por las acciones de tala llevadas a cabo por las contratas. Su representante local Ukau Lopeng ha sido amenazado por la policía de su posible detención.

Este proyecto significa una mayor destrucción de la selva de Sarawak, en la parte malasia de la isla de Borneo lleva devastando cuatro décadas. En 2008, el entonces ministro principal Taib Mahmud entregó la concesión a Radiant Lagoon. Se dice que su mandato fue extremadamente corrupto; durante los 33 años que gobernó, la naturaleza sufrió el saqueo sin escrúpulos.

Ahora, el clan Taib parece que se está beneficiando de nuevo: desde el pasado año, el 99 por ciento de las acciones de Radiant Lagoon pertenecían a un hijo del político, Abu Bekir, quien las habría vendido a Tycoon Yee Ming Seng. Probablemente un negocio muy lucrativo.

Según la organización Bruno Manser Fonds, la deforestación para establecer el monocultivo de 4.400 hectáreas ya está teniendo lugar. Pero puede detenerse si actuamos ahora. Salvemos la selva de los Penan y Berawan.

La petición exige una moratoria a nuevas plantaciones de palma y que se detengan sin demora las talas de selva en Mulu.

Más información

Más información:

Campaña de Bruno Manser Fonds para salvar Mulu

La cadena de suministro de Radiant Lagoon incluye a los mayores grupos de la industria alimentaria. Unilever, Nestlé, Kellogg's, Mondelēz, March y otras.

Carta de los pueblos indígenas de 17-1-2019

Concesiones de Lotes 2,3,4 Distrito Tutho y Apoh

Estimado Datuk Patinggi Abang Johari Bin Tun Hj

Nosotros, la gente de Bateu Bungan, Long Terawan y Kampung Melinau estamos afectados por la plantación de palma aceitera de Radiant Lagoon Sdn Bhd y Formasi Abadi Sdn Bhd (Lote 2, Lote 3, Lote 4; Distrito Tutoh y Apoh).

En la presente comunicación, quisiéramos expresar nuestra profunda preocupación sobre la destrucción de nuestro bosque por las empresas mencionadas.

El área en cuestión forma parte esencial de nuestra tierra trandicional. Deseamos que continue siendo nuestra casa y la casa de nuestros hijos y todas las futuras generaciones. Desde tiempos inmemoriales y hasta hoy, dependemos en alto grado de nuestro amado bosque para vivir. No podemos aceptar que lo drstruyan y transformen en una plantación. Antes de perderlo, queremos proteger la diversidad que rodea al patrimonio mundial de Mulu en el corazón de Borneo. Debe seguir siendo una atracción para turistas y un ecosistema importante para todo el mundo.

No hemos sido consultados por las empresas, aunque hemos vivido aquí durante muchas generaciones. Nos oponemos fontalmente a la plantación, porque no es buena para nosotros. Solicitamos amablemente que respeten nuestros derechos consuetudinarios indígenas y que nos dejen vivir en paz y en aronía con nuestra selva.

Esperamos que escuchen nuestras voces. Sólo si la sociedad respeta nuestros derechos podemos ser ciudadanos plenos de este país y contribuir a su futuro.

Le agradecemos su atención y esperamos de manera firme su respuesta y acción.

Atentamente

Carta

Para: Primer Ministro de Malasia Mahathir Mohamad; Ministro Principal Abang Johari Openg

Estimado Sr. Primer Ministro Mahathir Mohamad,
Estimado Sr. Ministro Principal Abang Johari Openg:

En las inmediaciones del Parque Nacional Mulu, están destruyendo la selva para plantar palma aceitera. La destrucción va en contra de la voluntad de las poblaciones indígenas locales penan y berawan y amenaza la biodiversidad de la zona adyacente, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El gobierno de Malasia no está cumpliendo su promesa de no talar la selva tropical para el establecimiento de monocultivos de palma aceitera.

Sin embargo, no es demasiado tarde para detener la destrucción. Por favor, revoque inmediatamente las concesiones ya otorgadas e imponga una moratoria a nuevas plantaciones de palma aceitera.

Por favor, la defensa de los penan y los berawan de su territorio y detenga la deforestación de la selva de Mulu.

Atentamente,

Información breve sobre el tema Aceite de palma

El punto de partida – La selva en el tanque y en el plato

Con 66 millones de toneladas por año, el aceite de palma es el aceite vegetal que se produce en mayor cantidad. Actualmente, las plantaciones de palma se extienden sobre 27 millones de hectáreas de tierras. En una superficie del tamaño de Nueva Zelanda, las selvas, las personas y animales quedan sometidas a la expansión de estos „desiertos verdes“.

Su bajo precio en el mercado global y su fácil procesamiento industrial han permitido que en la actualidad, uno de cada dos productos industriales de supermercado lo contengan entre sus ingredientes. Además de en las pizzas congeladas o precocinadas, galletas, y margarinas, el aceite de palma se encuentra también en las cremas corporales, jabones, maquillajes, velas y detergentes.

Lo que casi nadie sabe: actualmente en la Unión Europea se utiliza 61% por ciento del aceite de palma en la producción de energía -51% (4,3 millones de toneladas) para la producción de biodiésel y 10% (0,8 millones de toneladas) en centrales eléctricas para la producción de electricidad y calor.

En España en 2017 se utilizaron 1,2 millones de toneladas de aceite de palma para produccir biombustibles. El país importó un total de 1,7 toneladas de aceite de palma.

La desacertada política de energías renovables de España y de la UE es una causa importante de la deforestación de las selvas tropicales. La Directiva de Energías Renovables que rige desde 2009 prescribe una mezcla obligatoria de agrocombustibles en el la gasolina y en el diesel.

Repetidamente, ecologistas, defensores de derechos humanos, comunidad científica y recientemente también miembros del Parlamento Europeo exigen excluir el aceite de palma de los agrocombustibles y las centrales de producción energética desde 2021 -sin éxito. El 14 de junio de 2018, los estados miembro decidieron seguir permitiendo el uso del aceite tropical de palma como „bioenergía“ hasta 2030.

Las consecuencias – La muerte hasta en la sopa

En la humedad de los cálidos trópicos en torno a la línea del ecuador se encuentran las condiciones óptimas para el crecimiento de la palma aceitera. En el sudeste de Asia, Mesoamérica y África se talan y queman día a día amplias superficies de selva para hacer espacio a las plantaciones. Así se emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que son dañinos para el clima. Indonesia, el principal país productor de aceite de palma fue en 2015 en parte responsable en mayor medida que los Estados Unidos de las emisiones de gases de erecto invernadero. El CO2 y las emisiones de metano son la causa de que el biocombustible de aceite de palma sea tres veces más dañino para el clima que el combustible fósil.

Pero no sólo se resiente el clima: con los árboles desaparecen especies animales en peligro de extinción como los orangutanes, los elefantes pigmeos de Borneo y los tigres de Sumatra. A menudo, el pequeño campesinado y los pueblos indígenas que desde hace generaciones viven en los bosques y los protegen sufren desplazamientos brutales. En Indonesia existen más de 700 conflictos por la tierra en relación con la industria de la palma aceitera. También en las plantaciones clasificadas como „sostenibles“ o „bio“ hay cada vez más violaciones de derechos humanos.

Los consumidores conocemos poco de todo esto. Nuestro consumo diario de aceite de palma tiene consecuencias negativas directas para nosotros: en el aceite de palma refinado hay grandes cantidades de ésteres de ácidos grasos perjudiciales para la salud, que dañan el material genético y pueden producir cáncer.

La solución – Revolución en el tanque y en el plato

Sólo quedan 70.000 orangutanes en los bosques del sudeste de Asia. La política de biocombustibles lleva a los simios cada vez más al borde de la extinción: cada nueva plantación de aceite de palma destruye un poco de su hábitat. Para ayudar a estos parientes cercanos nuestros, debemos presionar a los políticos. Pero también se puede hacer mucho en nuestro día a día.

Estos sencillos consejos ayudan a reconocer el aceite de palma, a evitarlo y a rechazarlo:

  1. Cocinar y decidir: alimentos producidos localmente, ingredientes frescos, mezclados con un poco de fantasía hacen sombra a cada producto industrial preparado (de los que contienen aceite de palma). Para cocinar se pueden utilizar aceites tradicionales como el de oliva, girasol, maíz o lino.

  2. Leer la letra pequeña: desde diciembre de 2014, en los paquetes de los alimentos es obligatorio indicar si un producto contiene aceite de palma. En cosméticos y productos de limpieza se esconde el devorador de selvas bajo una multitud de términos químicos. Investigando en internet se pueden encontrar más o menos fácilmente alternativas libres de aceite de palma.

  3. La clientela siempre tiene la razón: ¿Qué productos libres de aceite de palma me ofrece? ¿Por qué no tiene productos a base de aceites de producción local? Preguntando al personal y escribiendo cartas a los fabricantes de los productos, las empresas se preocuparán más por la aceptación de sus productos. La presión pública y la conciencia creciente en torno al aceite de palma ya han impulsado a algunos fabricantes a evitar el aceite de palma, al menos en algunos países europeos como Alemania o Italia, donde recientemente se ha tematizado mucho esta cuestión.

  4. Transporte público en lugar de coche: siempre que sea posible, caminar, ir en bici o en transporte público.

  5. Informarse y difundir lo aprendido: economía, negocios y política nos quieren hacer creer que los biocombustibles son amigables con el medio ambiente y las plantaciones de palma pueden ser sostenibles. Salvalaselva.org informa sobre las consecuencias de la expansión de las plantaciones de palma y las campañas pueden difundirse fácilmente en todas las redes sociales.

Además:

  1. Peticiones y presión política: las peticiones online ayudan a presionar a los políticos responsables de las políticas de biocombustibles e importaciones.

  2. Hacer ruido: manifestaciones y acciones directas creativas en la calle llaman la atención de la gente y de los medios. Así también crece la presión sobre los políticos.

Más información:

Preguntas y respuestas sobre aceite de palma

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

193.681

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente