Detener la carretera que dividirá en dos la selva de Bolivia

Pancarta con la leyenda "Resistencia Digna" en el TIPNIS Resistencia en el TIPNIS (© Marco Arnéz)

El gobierno boliviano está reviviendo el controvertido plan de construir una carretera que dividiría en dos el Territorio Indígena y Parque Nacional conocido como TIPNIS. Esta selva constituye un patrimonio a defender para Bolivia y el mundo. Firma la petición pidiendo al presidente boliviano que respete el TIPNIS.

Carta

Para: Presidente de Bolivia Evo Morales; cc OIT

Gobierno de Bolivia: recuerde su compromiso con los pueblos indígenas, respete el TIPNIS como área protegida y patrimonio de las comunidades

Leer la carta

Cada año desaparecen en Bolivia importantes superficies de bosques. Con el avance de la palma aceitera y cultivos industriales de soja y maíz y los pastos para ganado, la deforestación continúa a ritmo preocupante.

Con más de un millón de hectáreas, el Territorio Indígena y Parque Nacional TIPNIS alberga una importante biodiversidad y cumple una función ambiental hídrica y forestal fundamental a nivel local y de toda la cuenca amazónica. Está habitado por pueblos indígenas yuracaré, moxeño trinitario y tsimane.

El proyecto de la carretera por el TIPNIS ya había sido descartado en 2014 por las numerosas críticas que recibió desde dentro y fuera del país. El TIPNIS contaba desde entonces con una ley específica que la declaraba zona intangible (Ley 180). El gobierno la derogó este mes de agosto, motivando muchas protestas.

En su lugar, promulga ahora una nueva Ley 969 que elimina la intangibilidad y permite la construcción de una carretera en el área.

Decididos a defender el TIPNIS

“La defensa del TIPNIS es un problema de todos. Ya no solamente de quienes viven en el TIPNIS. Es un problema nacional como también internacional”, dice en declaraciones Ademar Mole Presidente de la Central de Pueblos Étnicos Mojeños del Beni (CEPEM B) quien añade “acudiremos a todas las instancias legales para poder hacer la defensa del parque Isiboro Sécure”.

Organizaciones indígenas del TIPNIS, bolivianas y amazónicas piden “defender la integridad de los territorios indígenas, áreas protegidas, bosques y aguas amenazados” de manera firme desde 2012 .

Por favor, pide al presidente Evo Morales que respete el TIPNIS y a la Organización Internacional de Trabajo OIT que analice el proceso de consulta previa para que se pueda garantizar la aplicación del Convenio 169 sobre consulta previa. Firma la petición.

Más información

La concesión, privatización y explotación de las tierras acaba con el TIPNIS y su protección.

El TIPNIS es uno de los 22 parques nacionales de Bolivia, pero sus selvas están cada vez más amenazadas.

Hay petroleras que ya tienen concesiones en pleno TIPNIS. Madereros que comienzan a talar los árboles. Cocaleros que ya se reparten las tierras. Y las exportaciones de soja pretenden abrirse salida al Pacífico chileno desde Brasil.

La carretera total prevista, de 306 km, no es precisamente para traer desarrollo a las comunidades, pues pasa lejos de las mismas. Hay tramos de la carretera - los que no pasan por el parque -que ya se han construido. El tramo que afecta al parque abarca una extensión de 60 kms. Significa más bien una condena a la extinción para los pueblos indígenas, según sus propias palabras.

El debate en torno al modelo de desarrollo

Los pueblos indígenas afectados declaran no estar en contra del desarrollo, pero el debate sobre que tipo de desarrollo necesita el TIPNIS y sus habitantes sigue activo y la resistencia a esta carretera es real y continua. Las organizaciones indígenas que representan a las comunidades afectadas piden que la carretera para conectar los departamentos de Beni y Cochabamba no pase por el corazón del TIPNIS.

El tema fundamental que subyace no es meramente indígena, sino que también está en riesgo el abastecimiento de agua para Bolivia, especialmente para la ciudad de Cochabamba, pues la ampliación de la frontera agrícola se está comiendo la Amazonía.

Un poco de historia: la intangibilidad del TIPNIS era una medida de protección.

El territorio es Parque Nacional y Territorio Indígena desde 1965 y 1990 respectivamente. En 2009 se entregó el título de Territorio Comunitario de Origen TCO, tras un largo proceso de reivindicaciones. Su estatus de protección legal es pues, múltiple. Muy poco después de la legalización del territorio ancestral, en 2011 se reveló el proyecto de construir la carretera por el TIPNIS para unir Villa Tunari con San Ignacio de Moxos, en los departamentos de Cochabamba y Beni. Las comunidades indígenas rechazan de manera rotunda el proyecto desde su origen con el interés de “mantener íntegro nuestro territorio”.

Con este fin, se han llevado a cabo numerosas marchas indígenas entre 1990 y 2012 y el TIPNIS se ha logrado defender hasta ahora.

Empezando por la propia Constitución (especialmente el artículo 385), existen numerosas leyes y convenciones que protegen el territorio. A nivel nacional, además de la recientemente derogada Ley 180, está la ley de Reforma Agraria, la Ley de Medio Ambiente y el Reglamento de Áreas Protegidas. A nivel internacional, el Convenio 169 de la OIT ratificado por Bolivia en 1991, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio sobre Biodiversidad.

Pero en la cruda realidad, por lo general, las carreteras que atraviesan la selva significan irremediablemente la destrucción del ecosistema, debido a que facilitan la llegada de colonos, narcotraficantes y empresas petroleras, madereras y la expansión de la frontera agrícola. El Estado boliviano no tiene a día de hoy capacidad para regular todas estas invasiones. En este sentido, la nueva ley 969 atenta contra el territorio del TIPNIS.

Cabe destacar que las acusaciones y la campaña de desprestigio en los medios de comunicación contra dirigentes campesinos que se oponen al proyecto de la carretera por el TIPNIS son trasnochadas. La actual dirigencia del movimiento del TIPNIS alega estar totalmente comprometida con su defensa.

Más información

Tipnis: indígenas bolivianos temen desaparecer tras decisión del gobierno

Indígenas de La Paz y del TIPNIS firman alianza para defender sus territorios de megaobras

Dossier actualizado sobre las luchas por el TIPNIS

Porqué la consulta previa fue un fraude

Carta

Para: Presidente de Bolivia Evo Morales; cc OIT

Estimado Sr. Presidente Morales:

En repetidas ocasiones ha manifiestado su compromiso en defensa del medio ambiente y de las poblaciones indígenas.

Sin embargo, su actual proyecto carretero por el TIPNIS significará la condena a la extinción para poblaciones indígenas yuracares, mojeñas trinitarias y tschimanes; la destrucción irremediable del ecosistema al facilitar la llegada de colonos, narcotraficantes, empresas petroleras, madereras y la expansión de la frontera agrícola. La pérdida de la cobertura vegetal en las faldas de los Andes tendrá consecuencias desastrosas para las tierras bajas, en términos por ejemplo de abastecimiento de agua.

En su día, Bolivia se comprometió con los pueblos indígenas para resguardar el TIPNIS promulgando la Ley 180.
Ahora, con su derogación y la promulgación de la nueva Ley 969 permite actividades extractivas antes prohibidas. Sin embargo, el Estado no tiene a día de hoy capacidad para regular todas estas invasiones que, como sucede siempre que se abre una carretera en una zona virgen, significarán irremediablemente su destrucción total.

No construya la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, que atravesará el parque nacional y territorio indígena Isiboro Secure TIPNIS. Defienda así la selva y la integridad y derechos de la población del TIPNIS.
Preserve a la Madre Tierra de esta herida de muerte y permita a Bolivia seguir por la senda ejemplar del Sumak Kawsay (Buen Vivir) defendida por usted mismo.

Respete la Constitución Política del Estado y los convenios y tratados internacionales que resguardan los derechos de los pueblos indígenas.

Por su parte, la OIT debería crear una comisión de expertos que analice si el proceso de consulta previa realizado en las comunidades indígenas del TIPNIS responde al Convenio 169 de esta organización.

Agradeceré una respuesta a esta comunicación. Atentamente,

Información breve sobre el tema Infraestructuras

Es la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana. Según su página web “es un foro de diálogo [...] que tiene por objeto promover el desarrollo de la infraestructura bajo una visión regional, procurando la integración física de los países de Suramérica y el logro de un patrón de desarrollo territorial equitativo y sustentable”.

En realidad, se trata de un nuevo proyecto geográfico para Sudamérica, que implica profundos cambios estructurales. A nivel mundial, es el proyecto más ambicioso de ordenamiento territorial.

2. ¿En qué consiste el IIRSA?

Como megaproyecto que es, el IIRSA tiene enormes implicaciones. Consiste en la construcción de gran infraestructura para conectar los grandes centros de producción con los de consumo, que abaraten y aceleren los traslados, reforzando al mismo tiempo el control. La idea que propone es adecuar los territorios a las mercancías (gas, petróleo, minerales), tecnologías, información y negocios, ponerlos a producir.

Establece así un nuevo ordenamiento lógico y nuevas fronteras. El IIRSA está pensado y planificado a partir de la demanda: para servir al traslado de la riqueza en dirección hacia los centros de demanda. En este contexto, los puertos y los grandes ríos tienen una enorme importancia.

3. ¿Quién impulsa el IIRSA?

Las autoridades responsables de la infraestructura de transporte, energía y comunicaciones en los doce países sudamericanos.

4. ¿Cuáles son los objetivos del IIRSA?

Facilitar la explotación de yacimientos hidrocarburíferos, minerales, recursos genéticos, acuáticos y agropecuarios y su transporte.

5. ¿Cómo está planificado el IIRSA?

El IIRSA está planificado y trazado desde el centro el continente hacia las costas y los ríos que se dirigen al mar. Se compone de diez ejes: ocho transversales y dos longitudinales.

Contiene una doble subordinación: por una parte de los países sudamericanos a Brasil; y por otra, de toda la región al empresariado mundial.

Las regiones son contempladas según su actividad industrial y concentración poblacional, y según sus recursos naturales

6. ¿Cuáles son los componentes del IIRSA?

Aquí resumidos al máximo, los componentes del IIRSA son:

-Eje Amazonas: dirige las riquezas de la selva amazónica y la variada economía de la región (industrial, agrícola, forestal, pesca, extractivas, turística, hidroeléctrica) a los océanos.

-Eje Capricornio: en Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia, Brasil y en la triple frontera, para el desarrollo de la agricultura sojera: es una de las bases del entrecruzamiento entre el empresariado local y transnacional. Proyecta el transporte terrestre y fluvial, para superar el obstáculo de los Andes.

-Hidrovia Paraná-Paraguay: en Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia (pantanales). Modifica las características de uno de los mayores sistemas navegables del planeta, los ríos Paraguay, Paraná y Plata en 3.442 kms, para reducir los tiempos de transporte y conectar fluvialmente Sao Paulo y Baires. Por aquí fluyen mercancías (también soja, madera) y se lleva a cabo la actividad de las pasteras. Se cruza con el Eje Capricornio justo en la triple frontera.

-Eje Mercosur-Chile: fomenta servicios portuarios, logísticos, financieros y de comercio exterior, transporte y (tele)comunicaciones, electricidad, gas, agua en la región más densamente poblada de Sudamérica que comprende el Sur-Sureste brasileño, Uruguay, el Occidente paraguayo, la Mesopotamia argentina y regiones chilenas. Se trata de los territorios agrícolas más productivos del mundo, para commodities como la soja, la agroindustria forestal y maderera y otras.

Comprende varios puntos naturales críticos como la cordillera de los Andes, la conexión con Chile y salida al Pacífico (y viceversa). Habría conexión con el eje Paraná Paraguay

-Eje Andino: aquí la prioridad es la infraestructura energética (interconexión y generación). Y la articulación de Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela (vial, aeropuertos, puertos y pasos fronterizos). A este propósito sirven por ejemplo la carretera Panamericana, a lo largo de la Cordillera Andina en Venezuela, Colombia, Ecuador y la costa de Perú, así como la carretera marginal de la selva, que bordea la cordillera andina y llanos de Venezuela y amazonia, Colombia Ecuador y Peru. Aquí existen commodities, petróleo, minería, banano, café, y reservas de gas, petróleo, biodiversidad, minerales, por lo que hay que destacar su interés extractivo. Tampoco se queda atrás la riqueza energética que interesa a industrias consumidoras y contaminantes (siderúrgica, metalmecánica). Deficiente infraestructura de transporte.

-Eje Interoceánico Central: de menor desarrollo económico, consta de una franja transversal que abarca 8 dptos. de Bolivia, 5 estados de Brasil, la 1a. región de Chile, Paraguay y 3 provincias de Perú. Región agrícola y agroindustrial (soja, oleaginosas, caña...), es colindante y sobrepuesto al eje Mercosur-Chile

Se complementa con el corredor industrial Belo Horizonte- Río Janeiro- Sao Paulo y posee recursos minerales, energía (gas, hidroeléctrica). Este eje es uno de los centros planificados para la producción de biocombustibles. Las conexiones de transporte y energía son malas.

-Eje Perú-Brasil-Bolivia: es un eje transversal no bioceánico de gran riqueza biológica, solidez de culturas originarias, industria farmacéutica, biotecnológica, principios activos y genética. Existe gas natural, excedente de energía eléctrica (hidroeléctrica). Y constituye otra salida al Pacífico. Colinda con la región Madera-Beni. También hay agricultura y agroindustria (caña, soja).

-Eje del Sur: abarca la franja Norte del territorio patagónico. Junto a la principal zona petrolífera argentina. Constituye una ruta hacia el Pacífico Norte, desde puertos argentinos (Bahia Blanca) hasta los chilenos (Concepción). Tiene además interés mineral (uranio, tierras raras, agua, tierras, clima)

E intereses contradictorios: hidroeléctricos, mineros, conservacionistas, con desplazamiento y privatización del territorio, “inversionistas” extranjeros.

Aquí se están dando tensiones entre las transnacionales con los pueblos originarios (mapuche).

-Eje Escudo Guayanés: en la region oriental de Venezuela, arco Norte de Brasil, Guyana y Suriname. Aquí los vínculos comerciales son más con Europa, el Caribe y la India que con América del Sur. Es la salida atlántica de recursos naturales y productos industriales desde la cuenca amazónica.

-Eje Andino Sur: esta es la segunda franja longitudinal (el río Madera sería la tercera). Articula varios de los otros ejes y corre por territorios especialmente estratégicos e hidrovías. Paraguay-Parana y Madera-Madre de Dios-Beni. Corre sobre la cordillera de los andes y sobre los codiciados yacimientos minerales. Todavía no hay proyectos específicos.

7. ¿Significará el IIRSA por fin desarrollo y progreso para Sudamérica?

La población sudamericana está reaccionando en contra de los proyectos de infraestructura como el IIRSA tanto como en contra de los proyectos extractivos. El IIRSA es un proyecto que se quiere imponer. Igual que la visión capitalista de progreso que lo impulsa y que rompe toda expectativa de futuro para la población local. Su argumento es que la verdadera autonomía de los pueblos se sustenta sobre otras ideas mucho más dignas y soberanas.

8. ¿A quién beneficia el IIRSA?

Por sus mega características, el IIRSA sirve a los intereses de las empresas transnacionales interesadas en obtener beneficios económicos del territorio y los recursos naturales y humanos. La idea es producir la mayor cantidad de ganancias y mercancías.

9. ¿Qué significa el IIRSA en términos ecológicos?

La actual crisis ecológica podría crecer exponencialmente con la violencia que significa introducir vías de comunicación modernas y eficientes en selvas, bosques y pantanales, si no fuera porque hoy, las comunidades originarias y rurales de América Latina se rebelan contra lo que se les quiere imponer como “progreso”, pero que se contrapone con su propia visión del mundo y rompe toda expectativa de futuro.

10. ¿Cuáles son los impactos actuales de los megaproyectos a los que sirve de infraestructuras el IIRSA?

Territorios de comunidades están siendo inundados por represas; aumentan las enfermedades como el cáncer producidos por la alta tensión de las hidroeléctricas (Patagonia, Brasil, Perú, Chile, Colombia); aumentan las superficies sembradas con transgénicos como la soja o el maíz, que conllevan contaminación, enfermedad y esclavitud; montañas y glaciares están siendo destruidos (Argentina, Colombia, Brasil, Chile, Perú), bosques están desapareciendo, aguas están siendo envenenadas, territorios comunitarios y ancestrales están siendo enajenados y privatizados (Chocó colombiano, Perú, Brasil, Ecuador, Argentina). Pero todo esto ocurre en medio de una gran resistencia.

11. ¿Qué puedes hacer tú?

Oponer resistencia de los modos en los que esta ya se da en muchas comunidades, y buscar nuevos modos de resistencia. Conocer y apoyar resistencias ya existentes. Conservar la capacidad de indignarte ante la injusticia y denunciar.

 

Elaborado por Salva la Selva en base a

“Territorialidad de la Dominación. Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana IIRSA”, del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica 2007 (autores Ana Esther Ceceña, Paula Aguilar, Carlos Motto)

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

113.151

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente