Samsung ¡fuera de la selva!

Vista aérea de la tala de bosque para establecer plantaciones de palma aceitera en Papua, Indonesia El socio comercial de Samsung Korindo destruye la selva en la provincia indonesia de Papua (© Mighty Earth)

Samsung gana dinero con smartphones, televisiones – y ¿destruyendo la selva? La multinacional invierte en la polémica empresa de aceite de palma Korindo que tala las selvas de Papua.

Carta

Para: Director/ CEO Boo-Keun Yoon, Vice Director/ CEO Oh-Hyun Kwon, CEO en Alemania Sun-Woo Lee

El socio comercial de Samsung, Korindo, tala la selva en Papua. Samsung debe presionar a Korindo para detener la tala.

Leer la carta

Bosques primarios en los que viven canguros, casuarius y aves del paraíso, desde los que se ven cumbres nevadas y lagos crisalinos cerca de las playas más maravillosas del mundo. La tierra de los papua es “un paraíso”, según el activista ambiental Franky Samperante.

Pero al sudeste, el distrito de Merauke vive desde 2010 una agresiva destrucción de la selva. Para el megaproyecto agrícola MIFEE se han talado y entregado a empresas multinacionales cientos de miles de hectáreas. La empresa más activa en el área es Korindo. En Papua, las islas Molucas y Borneo ha destruido más de 50.000 hectáreas de selvas primarias.

“Korindo es responsable de destrucción de la selva y violaciones de derechos humanos”, dice Franky Semperante. Una fuente confidencial informó al periódico Korea Exposé sobre engaños de las multinacionales a los indígenas papuas. Las empresas prometerían de todo a los indígenas para poder hacerse con sus tierras. El periódico recibió imágenes de una ceremonia con caciques, en la que firman un contrato usando una gallina recién sacrificada. La población siente miedo del ejército y no tiene elección. “Las empresas rompen sus promesas de todas maneras”, dice el informante.

El paraíso aludido por Semperante arde tras la deforestación. La tala y quema para las plantaciones de palma forma parte de las rutinas diarias en las concesiones de Korindo. Está documentado en un estudio de Aidenvironment.

Precisamente con la empresa Korindo tiene Samsung una asociación nefasta que significa destrucción de las selvas tropicales y violaciones de derechos humanos. Con esta alianza, el fabricante de los smartphones Galaxy se hace cómplice de un nuevo desastre ecológico.

Samsung tiene que presionar a sus socios para que no destruyan la selva y respeten los derechos humanos ¡No hagan negocios con Korindo!

Más información

Galería fotográfica: Korindo destruye la selva y el sustento de los indígenas papua

Papua es una provincia indonesia en la isla Nueva Guinea, que no debe confundirse con el estado independiente de Papua Nueva Guinea (PNG), al este.

Después de la publicación del informe sobre la destrucción de la selva y violaciones de derechos humanos por parte de Korindo Burning Paradise: Palm Oil in the Land of the Tree Kangaroo /"Burning Paradise The oil palm practices of Korindo in Papua and North Maluku ", socios comerciales de Korindo habrían cortado sus relaciones comerciales con esta empresa.

Ni siquiera Wilmar y Musim Mas -dos empresas que también han estado repetidamente envueltas en casos de deforestación para expandir el cultivo de la palma aceitera en Indonesia- comprarán más aceite de palma de Korindo. Y la empresa papelera APRIL (Paper One) no prolonga el contrato con Korindo para el abastecimiento de madera. Y Siemens, comprador de los molinos eólicos de Korindo ha hecho una advertencia a la empresa. También está abierto un procedimiento para retirar a Korindo su certificado FSC.

Samsung por el contrario inicia justo en este momento su asociación con Korindo. Le da una señal a Korindo de que puede segior talando sin problemas la selva y no respetar los derechos indígenas.

La empresa proveedora de tecnología Samsung SDS tiene plantaciones propias en la provincia indonesia de Riau, en Sumatra, en cooperación con el Ganda Group (anteriormente llamado Gama Group). La Korean Transnational Corporations Watch denomina en su Informe provisional sobre el impacto negativo de Derechos Humanos violaciones de derechos humanos en las que Samsung tendría responsabilidad así como otras empresas coreanas.

El Ganda Group ya es conocido por las seguidoras y seguidores de Salva la Selva. Tras un conflicto con el pueblo nómada del bosque de Jambi la empresa Wilmar “perdió” y vendió la plantación cuestionada al Ganda Group, resultando que volvieron a desplazar al pueblo indígena (ver -en inglés Indonesia: terror and eviction for palm oil).

Carta

Para: Director/ CEO Boo-Keun Yoon, Vice Director/ CEO Oh-Hyun Kwon, CEO en Alemania Sun-Woo Lee

Estimados Señores:

Su filial Samsung SDS se ha asociado con Korindo en junio 2017, El grupo Korindo ha sido acusado de deforestar la selva a gran escala y violar los derechos de la población indígena. Korindo actúa en los distritos de Merauke y Boven Digul en la provincia indonesia de Papua, también mediante quemas. La conservación de estas selvas es de importancia fundamental para la supervicencia de las culturas de los indígenas papua, para la biodiversidad y por supuesto para el clima global.

Le exijo que cancele de inmediato la relación comercial con Korindo. Debe ofrecer a sus clientes la garantía de que no se relacionan con crímenes ambientales ni violaciones de derechos humanos. Samsung debe introducir una política ambiental y de derechos humanos transparente. Esta ha de abarcar sus propias empresas, filiales y proveedores. Asegúrese de que Korindo detiene las talas inmediatamente.

Atentamente,

Información breve sobre el tema Aceite de palma

El punto de partida – La selva en el tanque y en el plato

Con 66 millones de toneladas por año, el aceite de palma es el aceite vegetal que se produce en mayor cantidad. Su bajo precio en el mercado global y sus características de fácil procesamiento han hecho que en la actualidad, uno de cada dos productos industriales de los que compramos en el supermercado lo contengan entre sus ingredientes. Además de las pizzas congeladas o precocinadas, galletas, margarinas, el aceite de palma también se encuentra en las cremas corporales, jabones, maquillajes, velas y detergentes.

Lo que casi nadie sabe: en la Unión Europea fluye casi la mitad del aceite de palma importado en el llamado biocombustible. La obligación por ley desde 2009 de mezclar el biocombustible con la gasolina y el diesel es una importante causa de la deforestación de las selvas tropicales.

Desde entonces, las plantaciones de palma aceitera se han extendido en el mundo hasta 27 millones de hectáreas. En una superficie tan grande como Nueva Zelanda, las personas y animales quedan sometidas a la expansión de estos „desiertos verdes“.

Las consecuencias – La muerte hasta en la sopa de sobre

En la humedad de los cálidos trópicos en torno a la línea del ecuador se encuentran las condiciones óptimas para el crecimiento de la palma aceitera. En el sudeste de Asia, Mesoamérica y África se talan y queman día a día amplias superficies de selva para hacer espacio a las plantaciones. Así se emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que son dañinos para el clima. Indonesia, el principal país productor de aceite de palma fue en 2015 en parte responsable en mayor medida que los Estados Unidos de las emisiones de gases de erecto invernadero. El CO2 y las emisiones de metano son la causa de que el biocombustible de aceite de palma sea tres veces más dañino para el clima que el combustible fósil.

Pero no sólo se resiente el clima: con los árboles desaparecen especies animales en peligro de extinción como los orangutanes, los elefantes pigmeos de Borneo y los tigres de Sumatra. A menudo, el pequeño campesinado y los pueblos indígenas que desde hace generaciones viven en los bosques y los protegen sufren desplazamientos brutales. En Indonesia existen más de 700 conflictos por la tierra en relación con la industria de la palma aceitera. También en las plantaciones clasificadas como „sostenibles“ o „bio“ hay cada vez más violaciones de derechos humanos.

Los consumidores conocemos poco de todo esto. Nuestro consumo diario de aceite de palma tiene consecuencias negativas directas para nosotros: en el aceite de palma refinado hay grandes cantidades de ésteres de ácidos grasos perjudiciales para la salud, que dañan el material genético y pueden producir cáncer.

La solución – Revolución en el tanque y en el plato

Sólo quedan 70.000 orangutanes en los bosques del sudeste de Asia. La política de biocombustibles lleva a los simios cada vez más al borde de la extinción: cada nueva plantación de aceite de palma destruye un poco de su hábitat. Para ayudar a estos parientes cercanos nuestros, debemos presionar a los políticos. Pero también se puede hacer mucho en nuestro día a día.

Estos sencillos consejos ayudan a reconocer el aceite de palma, a evitarlo y a rechazarlo:

  1. Cocinar y decidir: alimentos producidos localmente, ingredientes frescos, mezclados con un poco de fantasía hacen sombra a cada producto industrial preparado (de los que contienen aceite de palma). Para cocinar se pueden utilizar aceites tradicionales como el de oliva, girasol, maíz o lino.

  2. Leer la letra pequeña: desde diciembre de 2014, en los paquetes de los alimentos es obligatorio indicar si un producto contiene aceite de palma. En cosméticos y productos de limpieza se esconde el devorador de selvas bajo una multitud de términos químicos. Investigando en internet se pueden encontrar más o menos fácilmente alternativas libres de aceite de palma.

  3. La clientela siempre tiene la razón: ¿Qué productos libres de aceite de palma me ofrece? ¿Por qué no tiene productos a base de aceites de producción local? Preguntando al personal y escribiendo cartas a los fabricantes de los productos, las empresas se preocuparán más por la aceptación de sus productos. La presión pública y la conciencia creciente en torno al aceite de palma ya han impulsado a algunos fabricantes a evitar el aceite de palma, al menos en algunos países europeos como Alemania o Italia, donde recientemente se ha tematizado mucho esta cuestión.

  4. Transporte público en lugar de coche: siempre que sea posible, caminar, ir en bici o en transporte público.

  5. Informarse y difundir lo aprendido: economía, negocios y política nos quieren hacer creer que los biocombustibles son amigables con el medio ambiente y las plantaciones de palma pueden ser sostenibles. Salvalaselva.org informa sobre las consecuencias de la expansión de las plantaciones de palma y las campañas pueden difundirse fácilmente en todas las redes sociales.

Además:

  1. Peticiones y presión política: las peticiones online ayudan a presionar a los políticos responsables de las políticas de biocombustibles e importaciones.

  2. Hacer ruido: manifestaciones y acciones directas creativas en la calle llaman la atención de la gente y de los medios. Así también crece la presión sobre los políticos.

Más información:

Lee las preguntas y respuestas sobre aceite de palma

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

124.749

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente