¿Va a financiar Noruega la destrucción de la selva en Congo?

Un tronco talado y transportado por la selva Tala de la selva en Congo (© Global Witness)

El gobierno noruego está analizando financiar la tala industrial de la selva en la República Democrática del Congo lo afectará a 20 millones de hectáreas de selvas tropicales. El negocio de la madera tropical destruye las vidas de la población y la biodivesidad -y calienta el clima.

Carta

Para: Primera Ministra de Noruega Erna Solberg

¡No financien desde Noruega la industria de la madera tropical! Cancelen las concesiones madereras. Protejan la selva de Congo y a sus habitantes.

Leer la carta

En la cuenca del Congo en Africa central se extiende la segunda área de selvas más grande de la Tierra. Las selvas tropicales albergan una biodiversidad inconmensurable, con chimpancés, bonobos y elefantes del bosque. Son el hogar de millones de personas y almacenan grandes cantidades de carbono.

Casi no se puede creer que en el marco de su política climática, el gobierno noruego esté planificando la tala de la selva en la República Democrática del Congo. La industria de la madera tropical recibiría una concesión de 20 millones de hectáreas de selvas para las talas -lo que supone más que el doble de la superficie de Portugal, según advierte la organización ambiental británica Rainforest Foundation UK (RFUK).

El gobierno noruego pretende conceder 16 millones de euros a los operadores de un programa de protección del clima y los bosques, la Iniciativa de Bosques Centroafricana. Esto tendrá lugar a través de la agencia estatal francesa para el desarrollo AFD.

No sólo los árboles almacenan grandes cantidades de carbono, también los suelos: amplias partes de las concesiones planificadas crecen sobre capas gruesas de turbera. Estas contienen en promedio casi 2.200 toneladas de carbono por hectárea. Hasta 10 mil millones de toneladas de CO2 podrían liberarse con la tala, según cálculos de RFUK. Y supone el equivalente a las emisiones de carbono de Noruega durante 200 años.

Simon Counsell, director de RFUK aclara: “El gobierno noruego pone en peligro almacenes significativos de carbono con su apoyo fallido al llamado manejo sostenible de bosques en Congo. En su lugar de promover la tala de amplias superficies debería trabajar con el gobierno del congo para cerrar las concesiones madereras y devolverselas al estado, tal y como está contemplado en la ley”.

Más información

Clima y protección de los bosques financiados por la explotación de petróleo y gas en el Ártico

La política del gobierno noruego está plagada de signos de interrogación. La fuente de su financiación radica en la explotación de los depósitos de petróleo y gas en el mar. Noruega ha llegado de este modo a ser uno de los países más ricos del mundo. La quema de energía fósil es la principal causa del cambio climático.

El 21 de junio de 2017, el ministro de petróleo ha otorgado 102 nuevas concesiones de petróleo y gas a estas industrias, 93 de las cuales se encuentran en el mar ártico de Barents y frente a las costas noruegas. A estos planes se oponen los defensores del medio ambiente. También el la autoridad noruega para el medio ambiente exigió sin éxito, que se retiraran 20 de estos bloques sometidos a concesión que se encuentran cerca de la Isla del Oso, ya que se trata de un lugar de gran importancia para el anidamiento de las aves árticas. Hasta finales de noviembre, las empresas petroleras y de gas tienen tiempo para hacer sus ofertas al gobierno.

El bienestar noruego se cimenta también en parte en otras actividades dañinas para la ecología y para el clima mundial, como el tráfico marítimo, la pesca industrial y la acuicultura de salmón en jaulas en el mar. Tampoco renuncian a la caza de ballenas.

Mientras que el producto interno bruto por habitante en Noruega está en 63.000 Euros por año (2017), en la República Democrática del Congo es de 700 Euros.

Una pequeña parte de sus jugosas ganancias las invierte el país escandinavo en medio de una efectiva campaña publicitaria en proyectos ambientales. A través de su Iniciativa Internacional para el Clima y los Bosques (International Climate and Forest Initiative – NICFI) fundada en 2007 Noruega financia proyectos ambientales alrededor del mundo.

Noruega ha invertido según los datos públicos unos 2,7 mil millones de euros.

Entre estos proyectos se encuentra desde 2008 su Fondo Amazónico en Brasil, al que aportan aproximadamente mil millones de euros. El proyecto está destinado a reducir la deforestación en la región amazónica. Como en los últimos tiempos las tasas de deforestación en Brasil se han vuelto a disparar, el gobierno noruego ha disminuído esta cantidad y amenazado con cortarla totalmente.

En África, fundó el gobierno noruego en 2015 la Iniciativa de Bosques para África Central CAFI). Otros miembros de la iniciativa son Alemania, la Unión Europea, Francia, Reino Unido, Países Bajos y Corea del Sur. Bajo el lema “Combatir el cambio climático, proteger los bosques, reducir la pobreza y contribuir a un desarrollo sostenible”.

Las emisiones de CO2, en su mayor parte causadas por los países industrializados más ricos conducen al cambio climático global, el cual padecen principalmente y en parte con dramáticas consecuencias los países más “pobres” en las zonas tropicales. Otras áreas en torno al Ecuador podrían volverse inhabitables, por ejemplo a causa de las altas temperaturas y la escasez de precipitaciones, advierten algunos pronósticos.

Con sus donaciones Noruega pretende desviar la atención de la extracción de petróleo y gas en el Ártico. Las inversiones en proyectos de conservación de la selva están evidentemente destinados a compensar las emisiones de CO2 de Noruega. Ecologistas critican por ese motivo la política noruega como “hipocresía climática”.

Más información:

En inglés:

- Boletín de prensa de Rainforest Foundation UK del 21 de junio de 2017: Gobierno de Noruega ¿lanzando una ‘bomba de carbono’ en la selva de Congo?

http://www.rainforestfoundationuk.org/norway-carbon-bomb-in-congo

- Escrito de Rainforest Foundation UK a la Primera Ministra noruega del 21 de junio de 2017:

http://www.rainforestfoundationuk.org/media.ashx/letternorwegianpm2017.pdf

- Informe de Rainforest Foundation UK: Talando madera en la selva de Congo: ¿gobierno noruego a punto de lanzar una bomba de carbono?

http://www.rainforestfoundationuk.org/media.ashx/drc-carbon-bomb-briefing-2017.pdf

- Artículo de REDD Monitor: Hipocresía climática: Noruega riñe a Brasil por deforestar mientras expande la exploración de petróleo en el Ártico

http://www.redd-monitor.org/2017/06/23/climate-hypocrisy-norway-tells-brazil-off-about-deforestation-while-expanding-arctic-oil-exploration/

En francés:

- Artículo de Le Monde África: La agencia francesa de desarrollo defiende entregar las selvas de Congo a grandes concesiones

http://www.lemonde.fr/afrique/article/2017/06/26/l-agence-francaise-de-developpement-se-defend-de-livrer-les-forets-du-congo-aux-grandes-concessions_5151102_3212.html#xtor=AL-32280270

Carta

Para: Primera Ministra de Noruega Erna Solberg

Estimada Sra. Primera Ministra Solberg,

Nos dirigimos a usted para pedirle que actúe con celeridad. Se trata de detener la Iniciativa de Bosques en África Central (CAFI), en nuestra opinión equivocada, para la que su gobierno está evaluando el posible apoyo.

En síntesis, se trata de la intención de su gobierno, de poner a disposición la financiación de un proyecto que impulsa la tala a gran escala.

Esto pone en peligro en nuestra opinión no sólo ecosistemas de importancia mundial y a las personas que viven en ellos, sino que también liberará grandes cantidades de carbono almacenado en los suelos. Según nuestras estimaciones, se trata de cantidades de carbono en una cantidad tal, que equivalen a las emisiones de CO2 de noruega durante 200 años. Veinte millones de hectáreas de selvas tropicales podrían verse afectadas por el proyecto propuesto, dañadas y destruidas.

Le pedimos que interceda personalmente, ya que lamentablemente su ministro de Clima y Medio Ambiente, Sr. Vidar Helgesen ya lo ha dejado claro con contundencia que apoya la tala de las selvas del Congo.
Le rogamos que se que se asegure de que el gobierno de Noruega no apoye ni financie ningún proyecto que fomente la tala en el Congo. En su lugar, encargue al ministro y a su funcionariado que elabore programas que apoyen al gobierno de Congo para que cancele los cinco millones de hectáreas de concesiones madereras ya otorgadas.

Estas se están explotando de manera contraria a la ley y causan severos daños a las selvas.

Muchas gracias por su atención. Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones
Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

137.074

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente