Peru: emergencia desde la selva

Manifestación contra el robo de tierras en Pucallpa

26 jun. 2017

Nos roban la tierra, talan nuestra selva y nos amenazan sistemáticamente: comunidades peruanas llaman la atención sobre la violación masiva de sus derechos humanos y sobre su mala situación con respecto a la educación, la salud y la cultura.

En un llamamiento del 26 de mayo denuncian las amenazas sistemáticas a la población, defensores de la naturaleza y activistas de derechos humanos. Estas se relacionan con la deforestación de 14.000 hectáreas de selvas por las empresas de palma aceitera. Entre estas la empresa Plantaciones de Pucallpa (actualmente con un nuevo nombre, Ochosur SAC), que taló el territorio de la comunidad indígena de Santa Clara de Uchunya.

A pesar de las denuncias existentes, hay colonos que invaden la región y talan las selvas de la comunidad para asegurarse la propiedad de la tierra, pues de este modo las autoridades les conceden los títulos. A menudo plantan palma aceitera y después se las venden a empresas palmicultoras. Aparentemente, las que mobilizan a los colonos son las propias empresas palmicultoras para ampliar de este modo sus plantaciones de monocultivo de palma aceitera.

La comunidad indígena exige en el llamamiento al gobierno central en Lima que tome cartas en el asunto, ya que las autoridades locales no se estarían ateniendo a la ley y no estarían garantizando su cumplimiento en Ucayali.

En diálogo con Salva la Selva, el presidente de la organización indígena local FECONAU, Sr. Robert Guimaraes, y también a los gobiernos de Noruega y Alemania que intervengan. Ambos países han firmado con el Perú un convenio para la protección de las selvas tropicales.

Con más de 300 millones de dólares, ambos países financian actividades que frenen la tala y degradación de las selvas y que fortalezcan los derechos territoriales de los pueblos indígenas. Entre otras cuestiones se intenta impedir la transformación de las selvas en plantaciones y que se otorguen concesiones para la explotación de territorios indígenas.

La organización indígena FECONAU exige mediante un escrito dirigido al gobierno regional unas mejoras que abarcan 21 puntos dirigidos a mejorar el respeto de los derechos de las comunidades, su situación social y para la protección de la selva. Las cuatro primeros puntos se refieren a:

1. El establecimiento de un grupo de trabajo para solucionar los problemas sociales y ambientales de las comunidades indígenas,

2. Medidas para proteger los territorios indígenas de la invasión de colonos, productores de coca y buscadores de oro así como

3. Contra la tala de las selvas para plantar palma aceitera y

4. El reconocimiento de los derechos territoriales de la comunidad Santa Clara de Ushunya, que se encuentra amenazada por el establecimiento de los monocultivos de palma.

Salva la Selva apoya estas exigencias de las comunidades indígenas.

- Escrito de FECONAU al gobierno regional de Ucayali el 5. Juni 2017

- Pronunciamiento Público a „Detener el hostigamiento contra defensores ambientales e indígenas en Ucayali“ del 26 de mayo de 2017