Llevar a la UNESCO la defensa de los grandes simios

Gorila macho

1 ago. 2016

Proyecto Gran Simio sigue buscando apoyo para que los grandes simios sean declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. En 2015 inició una campaña que cuenta con el apoyo de fundaciones, científicos, académicos, periodistas y grupos ecologistas como Salva la Selva.

Es verano, pero la defensa de los últimos bonobos, chimpancés, gorilas y orangutanes no puede descansar.

A principios del mes de julio, el Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio en España y Presidente Internacional de la mencionada Organización Pedro Pozas Terrados se reunió con Federico Palomera, Secretario General de la UNESCO en España. El encuentro tuvo lugar en la sede de la Comisión Nacional Española de Cooperación con la UNESCO.

Pedro Pozas le expuso las razones por la que se había iniciado esta petición internacional en defensa de los grandes simios que está siendo muy bien acogida por parte de los ciudadanos y personas relevantes de la ciencia y de las letras. Las poblaciones de grandes simios están siendo exterminadas de manera veloz y necesitan con urgencia una herramienta que sirviera en la lucha por su conservación de las poblaciones de grandes simios. Numerosos animales, ecosistemas tropicales y pueblos indígenas se verían también beneficiados de todo avance en este sentido.

El representante del Proyecto Gran Simio le recordó a Palomera, que en 2003, en la propia sede de la UNESCO de París, se realizó una reunión de emergencia para salvar a los grandes simios junto con representantes del PNUMA. El por entonces Director General de LA UNESCO, Koichiro Matsuura, dijo públicamente que “Los grandes simios son un elemento de unión excepcional con el universo natural. Los bosques habitados por estas especies constituyen un recurso vital para los seres humanos del mundo entero, mientras que para las poblaciones locales representan una fuente esencial de alimentos, agua y medicinas, a la vez que lugares de inestimable valor en el plano espiritual, cultural y económico. Salvar los grandes simios, así como los ecosistemas donde viven, no es una mera cuestión de conservación del patrimonio natural, sino una acción importante de la lucha contra la pobreza”

Desde entonces y según Pozas, las poblaciones de grandes simios han ido disminuyendo de forma alarmante y una vez más, recordó esta vez al representante de la UNESCO en España, que la única forma de poder luchar ante esta realidad y recoger el llamamiento que hizo Koichiro en 2003, es declarar a los grandes simios Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El Secretario General de la UNESCO en España atento a las explicaciones de Pedro Pozas las acogió de manera positiva prometiendo el inmediato traslado de las peticiones y cartas a la sede de París junto.

“Es importante comunicar a la sociedad la necesidad imperiosa de que los grandes simios que están encuadrados dentro de nuestra propia familia de los homínidos y con los que compartimos un mismo ancestro común, sean protegidos de manera inmediata como patrimonio Mundial de la Humanidad. Su desaparición es el signo y decadencia de la especie humana. ¿Si no somos capaces de proteger a unas especies evolutivas que han compartido con nosotros un difícil camino hasta llegar a nuestros días, plagado de dificultades y en el cual el ser humano evolucionó más que ningún otro ser vivo hasta hacerse con el control de la Tierra, qué podemos esperar para salvar a nuestro propio linaje?, declaró Pozas ante la impotencia de un mundo que ve como se marchita de forma acelerada nuestro planeta.

Para Pozas, esta iniciativa es fundamental para la protección de los grandes simios y reitera su llamamiento a todos los grupos ecologistas, animalistas, políticos y sociedad en general, para que “se unan en la defensa de los valores de nuestra Tierra y la conservación de sus especies uniéndose a esta iniciativa. Si dejamos que se extingan los más cercanos a nosotros ¿Qué posibilidad tienen las demás especies para subsistir?”.

Proyecto Gran Simio insiste en que la posibilidad de que la UNESCO declare a los grandes simios Patrimonio de la Humanidad es la única esperanza que les queda. El cambio climático avanza con rapidez y la destrucción de los ecosistemas por gobiernos y multinacionales no cesa, mientras que las listas de especies que desaparecen para siempre aumentan de una forma devastadora.