La demanda global de oro arrasa las selvas tropicales

Contaminación masiva de río Dagua por vertido de metales pesados y actividad minera Minería de oro en el río Dagua, Valle, Colombia (Foto: MAVDT, 2009) (© MAVT 2009)

20 ene. 2015

Según un reciente estudio, los impactos de la minería de oro sobre las selva tropicales son devastadores. Las áreas más afectadas de Sudamérica se encuentran en Colombia, Guayanas, Venezuela, Surinam y Brasil.

Según un reciente estudio, los impactos de la minería de oro son grandes sobre las selva tropicales. Las áreas más afectadas de Sudamérica se encuentran en Colombia, Guayanas, Venezuela, Surinam y Brasil.

La publicación científica constata lo que Salva la Selva viene denunciando hace años: que la enorme proliferación de minas de oro destruye las selvas tropicales, contaminando las aguas con sustancias como el mercurio y el cianuro, amenazando de extinción a la biodiversidad y calentando el clima. De acuerdo al estudio publicado en Environnemental Research Letters, mas del 90% de la deforestación que tuvo lugar en Sudamérica se concentró en cuatro puntos calientes: la Guyana, el sudoeste de la amazonía, la región del Tapajós-Xingú en Brasil, y el valle de Magdalena y Urabá en Colombia.

La superficie deforestada a causa de la minería de oro en este período es de 1.680 km2 de bosques tropicales. Las autoras del estudio estiman además que una tercera parte de la deforestación ha ocurrido a menos de 10 km de zonas protegidas con las consiguientes afectaciones.

Las científicas estudiaron la deforestación entre 2001 y 2013 pudiendo constatar que fue significativamente mayor en el período de 2007 a 2013, coincidiendo entonces con el incremento de la demanda global de oro provocada por la crisis económica. El precio del oro, metal considerado como un valor refugio seguro, registró fuerte alzas en los últimos años, llegando a alcanzar por momentos los 1.900 US dólares la onza (28,3 gramos).

La investigación revela la destrucción de áreas selváticas cada vez más remotas y también más ricas en biodiversidad, que quedan arrasadas por la maquinaria pesada y la actividad contaminante.

Hay que destacar que gran parte del oro se destina a la fabricación de joyas de oro, en inversiones como valor seguro frente a las crisis, y que los usos del oro son a muy a menudo superfluos y prescindibles.

Numerosos medios de comunicación de masas como El País de España han informado sobre la publicación de este estudio llamando la atención sobre este importante problema y poniéndolo de actualidad.