Menos emisiones por deforestación de la Amazonía en 2012

Vista aérea de la selva y río

14 ene. 2013

La emisión de dióxido de carbono a la atmósfera como consecuencia de la deforestación de la Amazonía alcanzó los 352 millones de toneladas en 2012, lo que supone un descenso del 16% frente a 2011.

La superficie deforestada entre agosto de 2011 y julio de este año es de 4.665 kilómetros cuadrados.

Los valores de emisiones actuales revelan asimismo una reducción del 64% respecto a los divulgados en 2004, cuando se deforestaron casi 28.000 kilómetros cuadrados de la Amazonía. A pesar de la reducción, el área deforestada sigue siendo enorme, ya que equivale a tres veces la superficie de Sao Paulo, el mayor núcleo urbano de Brasil.

Casi la mitad de la biomasa forestal se compone de carbono, que se libera en forma de CO2 a la atmósfera como consecuencia de los incendios, la deforestación y otras alteraciones en el uso de la tierra. A mayor deforestación debido a la explotación maderera, expansión ganadera y de la agricultura mecanizada, aumentan también las emisiones de carbono, y con estas el cambio climático y el calentamiento global.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil informa en un comunicado reciente, que los datos sobre emisiones han sido calculados gracias a los datos que arroja el Proyecto de Vigilancia de la Deforestación de la Amazonía Legal (Prodes).