Palma aceitera en el Bajo Aguán: un conflicto para resolver

Protesta campesina en Honduras Reivindicación de una reforma agraria integral en "facusselandia"

31 ago. 2012

Algunas de las tierras campesinas del Aguán robadas por empresarios palmeros fueron recientemente devueltas a través de una sentencia de un Juzgado de lo Civil el 29 mayo de este año. En julio, los guardias de seguridad de los empresarios fueron desalojados de las tierras. No obstante, una Corte de Apelaciones echó para atrás ese fallo-a petición del terrateniente Miguel Facussé- cuando el Poder Judicial estaba de vacaciones.

La falta de resolución definitiva del conflicto agrario que priva a los campesinos de sus tierras, les ha motivado a realizar plantones y manifestaciones frente al Congreso Nacional de la República y en la Corte Suprema de Justicia durante los últimos días. Quieren mostrar que conocen sus derechos ciudadanos y que no descansarán mientras no se les haga justicia.

Campesinos del Bajo Aguán llegaron a la capital el lunes 20 de agosto en busca de justicia pero recibieron como respuesta toletazos y gases lacrimógenos por parte de la policía. El abogado Antonio Trejo dijo que el problema en el Aguán es grave y por eso la gente del Aguán se acercó a la capital, “para que se respeten fallos y sentencias que ya son cosa juzgada y contra las que no cabe ningún recurso”.

Los campesinos señalan que de por medio grandes hay cantidades de dinero y que “la justicia tiene precio en Honduras”. “Está sucediendo abuso de autoridad, tráfico de Influencias, prevaricato. Sabemos que estos empresarios han pagado grandes cantidades de dinero para tener sentencias favorables”.

Golpeados

A Juan Carlos Ramírez (20) seis policías le dieron golpes en varias partes de su cuerpo, en la cabeza y parte de su oreja izquierda. Lo llevaron arrastrado y después lo enchacharon.

Mientras que a Daniel Omar Pineda un policía le dio por la espalda un golpe en la cabeza.

Otro campesino que pidió se reservara su nombre denunció que vigilantes de la Corte Suprema de Justicia le colocaron dos AK-47 y una nueve milímetros y los amenazaron.

Se informó que dos niñas de meses de nacidas que eran cargadas por sus madres sufrieron los efectos de los gases lacrimógenos y tuvieron que ser trasladadas al Hospital Escuela.

Injusta justicia

En forma prepotente, la Jueza Ejecutora a cargo no habló con los detenidos y tras permanecer reunida por mucho rato con el jefe de la policía, inició posteriormente entrevistas con los detenidos, casi presionándoles para que se inculparan.

Más de mil campesinos están perseguidos, procesados, con medidas sustitutivas a la prisión, golpeados y detenidos en Honduras. Por eso estamos buscando una solución lo más rápido posible”, señaló el dirigente de la Via Campesina Rafael Alegría .El dirigente campesino Jhony Rivas dijo que “en este país parece que ser campesino es un delito, cuando participamos en procesos de recuperación de tierras nos encarcelan, nos reprimen, y hasta nos matan. Policiías y militares tienen órdenes de los terratenientes de disolver el movimiento campesino en Honduras, para seguir acaparandode forma libre el recurso tierra que nos pertenece a todos, pero que está concentrado en pocas manos”.

Salva la Selva condena la brutalidad y arbitrariedad policial y judicial contra manifestantes pacíficos cuyo único propósito es que se les respeten sus derechos como ciudadanos hondureños

Firme hoy la petición dirigida al gobierno hondureño.

Más información:

Protesta internacional por represión y criminalización contra
organizaciones campesinas del Bajo Aguán

Honduras: La revolución de las palmeras Reportaje desde el Bajo Aguán