Tsunamis: una razón más para proteger nuestros manglares

Por la pérdida de manglares, los destrozos que causan los tsunamis se intensifican

15 mar. 2011

Guatemala 11 de marzo de 2011. “El manglar amortigua el impacto de tormentas, huracanes y tsunamis”

Un terremoto de 8.9 grados en la escala de Richter sacude las costas de Japón este viernes 11 de marzo. El evento tectónico generó un tsunami de gigantescas olas con devastadoras consecuencias de pérdida de vidas humanas, destrucción de viviendas, edificios y otras estructuras.

Guatemala 11 de marzo de 2011. “El manglar amortigua el impacto de tormentas, huracanes y tsunamis”

Un terremoto de 8.9 grados en la escala de Richter sacude las costas de Japón este viernes 11 de marzo. El evento tectónico generó un tsunami de gigantescas olas con devastadoras consecuencias de pérdida de vidas humanas, destrucción de viviendas, edificios y otras estructuras.

La alarma corrió a más de 20 países donde sus zonas costeras y poblaciones podrían ser afectadas. En la mayoría se emitieron sistemas de alerta y hasta se considero una posible evacuación de los habitantes. Este fenómeno nos hace recordar al destructor tsunami de Sumatra y Andamán, que en el 2004 afecto las costas del Océano Indico y que ocasiono la muerte de aproximadamente 230.000 personas.

Hace 7 años los análisis coincidían en que los efectos de ese evento natural se magnificaron en gran medida, debido al cambio y modificación de las costas bajo un tipo de desarrollo incorrecto. Construcción de edificaciones a las orillas de las playas, degradación de las costas, actividades mal planificadas y de alto impacto ambiental, una de estas, la expansión de la acuicultura industrial para la crianza de langostinos.

Durante años las empresas acuícolas destruyeron los manglares y otros ecosistemas marino costeros de Indonesia. La instalación y expansión de las piscinas acuícolas, ocasionó la destrucción y transformación de las costas, dejándolas desnudas, desprotegidas y vulnerables ante los impactos de eventos naturales extremos, como el tsunami.

El crecimiento insostenible y expansivo de actividades como: la camaronicultura industrial, la construcción de salinas, la instalación de centros turísticos de enclave, la agroindustria, los monocultivos, las actividades mineras y petroleras, entre otras; son responsables en muchos de los países tropicales y costeros de la pérdida de ecosistemas estratégicos, como los manglares.

Un 75% de las especies pesqueras comerciales desarrollan una parte de su ciclo de vida en el manglar. Varias especies de peces y también crustáceos como el camarón, entran del mar por medio de las bocabarras hacia los esteros y manglares, donde encuentran un refugio para crecer o reproducirse. Por ello entre otros factores, los manglares son considerados uno de los ecosistemas más productivos de la Tierra. Pero en la actualidad se ha perdido más del 50% de los manglares del planeta, y con ellos la riqueza invaluable de su biodiversidad, los medios de vida de comunidades costeras y pescadoras y la capacidad de protección y amortiguamiento de las playas y litorales.

El Tsunami que se originó a miles de kilómetros de nuestros países, pone en evidencia la urgente necesidad de conservar los ecosistemas costeros: arrecifes, manglares y otros humedales. También de reflexionar y cuestionar las actividades que ponen en peligro nuestro patrimonio natural y que están basadas únicamente en un modelo de “desarrollo y crecimiento” insostenible que genera y construye vulnerabilidad y riesgo.

Secretaria de Redmanglar Internacional

redmanglar@redmanglar.org

http://www.redmanglar.org