Indígenas de la Amazonía: petróleo destruye la selva

“Rechazamos la XI Ronda Petrolera: nuestra propuesta es defender los últimos bosques que sirven al bien del Ecuador y del mundo”. Con este llamamiento, indígenas del Ecuador piden apoyo internacional en contra de los planes gubernamentales de extraer petróleo en la Amazonía. Por favor, apoye la protesta.

Poblado amazónico Indígenas amazónicos en contra de la explotación petrolera

El 28 de noviembre de 2012 comenzó Ecuador a ofrecer 21 bloques a empresas petroleras -hablamos de 3 millones de hectáreas de tierra. Por decisión del presidente ecuatoriano Rafael Correa, la empresa petrolera pública Petroamazonas es la primera en obtener licencia.

Estudios científicos muestran, que la fauna y flora que vive en la región es más abundante que en ningún otro lugar del mundo. La extracción petrolera ya ha causado la deforestación y contaminación de vastas áreas de selva en el país sudamericano, así como perjuicios a las personas que habitan las áreas petroleras.

Para siete nacionalidades indígenas, la selva es su hogar y la base de su sustento. Son los propietarios legales con títulos de tierras reconocidos oficialmente. Con campañas publicitarias engañosas, trucos pérfidos y corrupción, el gobierno y las empresas petroleras intentan dividir a las poblaciones afectadas y su movimiento de resistencia.

Esto contradice la Constitución ecuatoriana que protege el derecho a vivir en un medio ambiente sano y tratados internacionales como el 169 de la OIT. En junio, la Corte Interamericana de Derechos Humanos decidió que el estado violó derechos fundamentales del pueblo indígena de Sarayaku con la entrega de una concesión petrolera en su territorio.

Por favor, firme la petición que encuentra en el recuadro blanco, a la derecha. Puede hacerlo fácilmente completando el formulario bajo la carta con sus datos.

Indigenas contra la explotación petrolera Foto: Joke Baert/Fundación Pachamama

30 de jul. de 2013

Ecuador: buen rumbo a una Amazonía sin petróleo

Protestas y presión internacional ayudan a los pueblos indígenas. No hubo suficientes solicitudes de empresas petroleras de permisos de exploración en 3 millones de hectáreas de selvas. La fecha límite ha sido extendida por el gobierno ecuatoriano.

La pasada semana, líderes indígenas sacaron un comunicado en el que declaraban ejercer su derecho constitucional a “la resistencia que vamos a ejercer con firmeza contra toda empresa petrolera que pretenda ingresar a nuestros territorios”. Expresan además nuevamente su rechazo a la Ronda Suroriente y desconocen que se haya realizado un adecuado proceso de consulta previa.

Las comunidades indígenas de la Amazonía ecuatoriana no están solas. Salva la Selva y otras organizaciones ambientales han estado ayudando a difundir las denuncias de las comunidades y organizaciones locales y a que sus voces fueran escuchadas internacionalmente. Mediante una protesta online en la que participaron más de 67.000 personas de todo el mundo pedimos al gobierno ecuatoriano que cancelara la Ronda Petrolera en la Amazonía.

Las compañías muestran pues de momento prudencia en cuanto a destruir los últimos remanentes de selva virgen, un área que es el hogar de siete nacionalidades indígenas. El diario ecuatoriano El Comercio califica el escenario de “escenario de alto riesgo” y “no muy rentable para las compañías”, así como “el difícil y costoso acceso a los bloques y la falta de acuerdos con las comunidades indígenas”. Y el Wall Street Journal escribe que “comunidades indígenas y grupos ambientales han pedido a las empresas públicas y privadas que no participen en la Ronda, con el argumento de que viola los derechos de al menos siete nacionalidades indígenas imponiendo proyectos petroleros en sus territorios ancestrales”.

Aunque sólo momentáneamente, la selva queda a salvo. Hay que detenerse ahora a celebrar, y a continuación, seguir pidiendo que la Ronda Petrolera se cancele definitivamente y que los derechos de la población indígena y de la naturaleza misma sean respetados en tanto en cuanto la Amazonía no sea explotada. Toda la sociedad ecuatoriana saldrá ganando.

En estos momentos, Salva la Selva está dirigiendo otra petición al gobierno ecuatoriano para que proteja igualmente los derechos de los pueblos aislados. Participa y difunde.


Más información:

Documento de la Fundación Pachamama muestra muestra que no hubo participación adecuada de la población: Consulta previa en la décima primera ronda petrolera – ¿Participación masiva ciudadana?


Petición de la organización Salva la Selva:

No otorgue nuevas concesiones petroleras.
Proteja la selva del Amazonas y los territorios indígenas de la industria petrolera

Sr. Presidente Rafael Correa

con gran preocupación contemplamos los planes de su gobierno de entregar 21 nuevos bloques a la industria petrolera en la selva amazónica.

La decisión afecta a un área de selva de 3 millones de hectáreas, entre ellas muchas áreas de selva primaria aún intactas. Los ecosistemas afectados albergan la mayor biodiversidad de especies animales y vegetales del mundo, tal y como lo certifican los estudios científicos (ver p. ej. Significación global de la conservación del Parque Nacional Yasuni/ Global Conservation Significance of Ecuador's Yasuní National Park en: http://www.plosone.org/article/info:doi/10.1371/journal.pone.0008767).

Las concesiones planificadas se encuentran en territorios ancestrales de siete pueblos indígenas: Achuar, Andoas, Kichwa, Shiwiar, Shuar, Waorani y Sapara. Estas personas están en su mayoría en contra de la extracción petrolera, porque amenaza su hogar y el medio en el que se sustentan sus vidas.

Por eso exigimos al gobierno:

1. Detenga los planes de expandir la explotación petrolera en la selva amazónica y en los territorios indígenas.
2. Respete la decisión de los pueblos indígenas en contra de la explotación petrolera y respete estrictamente sus derechos (ver también decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Sarayaku, de junio 2012).
3. No manipule la opinión pública con campañas publicitarias engañosas como “Ahora petróleo es vida” o “el petróleo da vida a la Amazonía”. No confunda la manipulación de la opinión de los indígenas con supuestas consultas previas y sobre todo, no rompa la paz social y la unidad de los habitantes ancestrales del territorio.
4. En lugar de ello, proteja y conserve las áreas de selva para las próximas generaciones y respalde el desarrollo de los pueblos indígenas en armonía con la naturaleza – como recoge la nueva Constitución ecuatoriana elaborada bajo su mandato.

Atentamente,

Compartir en:

Google+ WhatsApp