Las protestas frenan la mina de arenas de alquitrán en Canadá

Bisonte Salvado el hábitat de bisontes y caribús (© Miklos Galata/shutterstock.com)

25 feb. 2020

En Canadá, el proyecto de una mega mina de arenas de alquitrán o arenas bituminosas se ha detenido. La empresa Teck Resources ha retirado la solicitud de permiso. La mina no se puede llevar adelante debido a la resistencia y a los debates sobre la necesidad de proteger el clima.

Es una gran victoria para el ecologismo, y sobre todo para la naturaleza y el clima. La mayor mina de arenas alquitranadas de todos los tiempos habría contaminado, envenenado y destruido bosques, pantanos y ríos en un área de 292 kilómetros cuadrados. Amenazaba al hábitat del caribú y el bisonte. Además, la mina habría contaminado el clima con más de cuatro millones de toneladas de gases de efecto invernadero por año y habría hecho inalcanzables los objetivos de Canadá de protección del clima. Ahora el proyecto se ha parado.

En el comunicado de prensa, el Director Gerente de Teck Resources, Don Lindsay, culpó más o menos directamente a la resistencia de los activistas de la protección del medio ambiente y el clima por el fracaso del proyecto la mina Frontier. Numerosas organizaciones estaban presionado en contra del proyecto. Entre otras, Salva la Selva contribuyó a la campaña con una petición con más de 253.000 firmas al Primer Ministro del Canadá, Justin Trudeau, varios miembros del gabinete y destacados políticos.

Frontier ha (...) provocado un debate más amplio sobre el cambio climático y el papel del Canadá en la lucha contra el mismo. Esperamos que la cancelación del proceso permita a los canadienses pasar a un debate más amplio y positivo sobre el camino a seguir", escribió Lindsay en una carta al Secretario de Medio Ambiente Jonathan Wilkinson.

Si bien el negocio del petróleo contribuye al nivel de vida de los canadienses, "al mismo tiempo, existe una necesidad urgente de reducir las emisiones mundiales de carbono y de apoyar las medidas de lucha contra el cambio climático".

En la decisión pueden haber influido también razones económicas. De hecho, los bancos, las compañías de seguros y otros inversores se están retirando cada vez más del negocio del petróleo y el carbón.

Teck Resources también esperaba un petróleo a 95 dólares; y el precio del petróleo canadiense de menor calidad es de 30 dólares. Debido al proyecto, que fue una locura desde el principio, Teck tiene que cancelar más de mil millones de dólares.

La compañía minera anunció la decisión el pasado domingo 23 de febrero por la tarde. La siguiente semana, el gobierno canadiense de Justin Trudeau tenía que dar su aprobación o no. Parece que el proyecto estaba al borde del colapso.