Éxito en Camboya -Prohíben exportaciones de arena a Singapur

Ecologistas sobre un cúmulo de arena sostienen una pancarta “Detengan la extracción de arena en la provincia Koh Kong”, exige la organización Mother Nature en Camboya (© Mother Nature)

28 jul. 2017

Desde hace dos años, la organización ambiental Mother Nature se opone junto a comunidades de pescadores a la extracción devastadora de arena en las costas marinas y a orillas de los ríos y a su exportación ilegal a los países vecinos. Ahora el gobierno de Camboya ha prohibido todas las exportaciones a Singapur, el mayor comprador.

“Las preocupaciones de los defensores del medio ambiente sobre los elevados riesgos están justificadas. Por eso, el ministerio ha decidido prohibir las exportaciones de arena y la extracción de arena a gran escala” explicó a mediados de julio Meng Saktheara, portavoz del ministerio camboyano de minería y energía a la agencia Reuters.

Es la reivindicación que ha mantenido durante dos años la organización ambiental Mother Nature junto con las comunidades de pescadores de la provincia Koh Kong. Situada al sudoeste de Camboya, se ha visto afectada por la extracción de arena durante largos años, las orillas de los ríos, costas marítimas y bosques de manglar están cada vez más perjudicados, afectando a las familias que viven de la pesca que han perdido el 80 por ciento de sus capturas.

La arena de Camboya se exporta principalmente a Singapur. Después de numerosas protestas de la población contra la destrucción de la naturaleza, el primer ministro Hun Sen estableció una prohibición de exportar arena de los ríos y zonas costeras – a excepción de las regiones en las que la arena pudiera bloquear cauces de las aguas. El gobierno estaría sugiriendo contra todo raciocinio que es necesario extraer la arena para profundizar los cauces para las embarcaciones pesqueras. En otras palabras, la extracción de arena es según el gobierno no sólo necesaria sino una bendición para las comunidades pesqueras.

El ministerio otorgó más concesiones y la extracción de arena continuó sin límites, a menudo de manera ilegal dentro y fuera de las concesiones.

Recién en Julio de 2017, el portavoz del ministerio Meng Saktheara reconoció que la extracción de arena a gran escala realmente constituye un grave perjuicio ambiental. Y anunció oficialmente la prohibición de exportación a Singapur, el mayor importador.

Pero los defensores del medio ambiente son escépticos y dudan de que se respete la prohibición. “Continúan extrayendo arena. ¿Podemos estar seguros de que no se exporta?”, pregunta Lim Kimsor de Mother Nature.

La desconfianza está justificada. Ya en noviembre de 2016 se detuvieron las exportaciones de arena a Singapur -sin éxito, como pudieron comprobar los ambientalistas. El motivo de la interrupción en noviembre fue la publicación de la estadística de comercio por parte de Mother Nature. Reflejaba esta la importación de 72,8 millones de toneladas de arena de Camboya, mientras Camboya sólo registraba 2,8 millones de toneladas en su propia estadística de exportaciones.

La prohibición actual de exportación es realmente un éxito de nuestra campaña, que también estáis apoyando desde Salva la Selva”, dice el cofundador de Mother Nature Alex González Davidson. Muchas personas han hech grandes sacrificios, especialmente nuestros compañeros San Mala, Sim Somnang y Try Sovikea, que tuvieron que pasar diez meses y medio en prisión en las peores condiciones imaginables. Los 70 millones de toneladas de arena robada no van a volver a Camboya, pero eso no hace más pequeña nuestra victoria.”

Nuestra campaña continúa hasta que se detenga la exportación de arena para siempre” dice Lim Kimosor. Salva la Selva ha apoyado desde el principio esta campaña distribuyendo peticiones de apoyo y donaciones, y continuará haciéndolo.