Freno a las hidroeléctricas en los Balcanes

Entrega de firmas en la central del Banco Mundial para el sudeste de Europa Entrega de firmas en la oficina del Banco Mundial en Viena (Foto: Martin Juen) (© Martin Juen)

26 may. 2015

Protestar por el peligro que supone la destrucción ambiental para la biodiversidad da frutos. Tras la petición que Salva la Selva difundió hace un año, los proyectos hidroeléctricos en los Balcanes se han detenido por el momento, con excepción de una pequeña hidroeléctrica de 2 MW.

Casi 100.000 personas de todo el mundo se unieron a la petición en defensa del lince de los Balcanes. Más de 100 científicos expresaron también su preocupación por la construcción de represas hidroeléctricas en el parque nacional Mavrovo. La petición fue entregada al primer ministro de Macedonia, Nicola Gruevski así como a representantes del EBRD y del Banco Mundial.

Por su parte el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo EBRD declaró al diario británico The Guardian que cancelaría los €65millones destinados a uno de los proyectos ( Boshkov Most) de momento suspendido en el Parque Nacional Mavrovo de Macedonia. El motivo serían las críticas continuadas en torno a la posible extinción del lince de los Balcanes.

Y el Comité Permanente del Convenio de Berna relativo a la Conservación de la Vida Silvestre y del Medio Natural en Europa decidió iniciar el procedimiento para un nuevo estudio ambiental y enviar una misión al Parque Nacional que observará con lupa los proyectos hidroeléctricos. Hasta entonces, los proyectos han sido detenidos.

Constituyen dos importantes hitos para la campaña “Salvar el Corazón Azul de Europa” que nació para proteger los ríos de los Balcanes del asalto de los lobbys de construcción que está llevando a cabo una oleada de proyectos hidroeléctricos.

El Parque Nacional Mavrovo es el más grande y antiguo de Macedonia. Alberga más de 1.000 especies de plantas y especies animales como osos, lobos, águilas doradas y especies en peligro crítico de extinción como el lince de los balcanes, del que se piensa que sólo quedan menos de 50 individuos. El lince es todo un ícono en Macedonia. La frondosidad deabedules y pinos en los bosques, está flanqueada por barrancos, cascadas, turberas y las montañas más altas del país.

No es una amenaza aislada

El de las hidroeléctricas es un auténtico boom que está siendo estudiado por la organización RiverWatch, con sede en Austria: 435 proyectos en Albania, 400 en Macedonia y otros 400 en Bulgaria, 700 en Serbia, más de 100 en Bosnia y Hungría, 70 en Montenegro y más de 50 en Eslovenia. Si los planes para la construcción de estas más de 2.000 represas hidroeléctricas van adelante, el ecosistema único del sureste de Europa podría desaparecer pronto, junto con sus especies características como el lince de los Balcanes. Hay que destacar, que buena parte de la energía a producir por estas hidroeléctricas sería para la exportación.

Que el EBRD y el Banco Mundial deberían retirarse definitivamente de la financiación de estas hidroeléctricas es lo que opinan miembros de la campaña ambiental en defensa de los ríos.

Siempre de acuerdo a RiverWatch, un cuarto de las 646 plantas hidroeléctricas que analizaron se encuentran en Parques Nacionales y áreas protegidas, o lugares de importancia ecológica cubiertos por otras figuras de protección ambiental como Natura 2000, Emerald, Patrimonio de la Humanidad, Ramsar o Reservas de Biosfera.

Los ambientalistas cuestionan incluso la clasificación de la energía hidroeléctrica como limpia. “No es renovable mientras el paisaje y su biodiversidad no sean renovables”, dice Ulrich Eichelman de River Watch. “Si desaparecen, desaparecieron para siempre”.