Detenidas obras de hidroeléctrica Belo Monte

Protesta en 2012 para detener Belo Monte

29 oct. 2013

La justicia brasileña ordenó la suspensión inmediata de las obras de construcción de la enorme y polémica hidroeléctrica Belo Monte en la Amazonia. La central está planificada para generar más de 11.000 MW.

El juez Antonio Souza Prudente retiró la licencia ambiental y ordenó parar los trabajos de la hidroeléctrica, ubicada en el estado de Pará a orillas del río Xingu. “Están atropellando la legislación y haciendo lo que quieren en Belo Monte”, subrayó. Considera que la obra se autorizó aunque no se los cumplieran los compromisos socioambientales: educación ambiental, preservar la fauna acuática, monitorear el impacto socioeconómico del proyecto. El juez acepta así los argumentos del Ministerio Público.

El fallo prohíbe además la transferencia de fondos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social BNDES para el proyecto hasta que se cumplan todas las exigencias. La hidroeléctrica está siendo construida por el consorcio privado Norte Energía. El juez considera que las compañías tienen que cumplir la legislación ambiental. “El mundo entero está vigilando esa planta hidroeléctrica”, agregó Prudente en la resolución judicial de 24 páginas que ha sido publicada en el diario O Estado de Minas. Se refiere a la amplia oposición que la construcción de la hidroeléctrica ha suscitado en la población indígena local que será gravemente afectada por el proyecto, así como la región amazónica.

Por ambos motivos, una amplia coalición de organizaciones ambientales y sociales vienen denunciando desde hace años las graves consecuencias del proyecto Belo Monte que intentan detener por todos los medios posibles. En reiteradas ocasiones indígenas y ecologistas ocuparon durante varios días las obras y obligaron a suspender el desarrollo del proyecto.