Victoria indígena en Brasil: Shell se retira

Indígena Guarani desplazada

18 jun. 2012

La petrolera Shell renuncia a sus planes de producir caña de azúcar en las tierras de los guaraníes

La empresa de biocombustibles Raizen, creada en Brasil por el gigante petrolero Shell, cultivaba caña de azúcar en tierras guaraníes desde 2010. La producción de etanol de caña de azúcar por parte de la multinacional para exportar a Europa, fue causa de gran sufrimiento para el pueblo indígena: se vieron desplazados de sus tierras y arrinconados en reservas o en las márgenes de las carreteras. Cada vez más explotados como mano de obra barata por los dueños de las plantaciones y llegó a haber conflictos con resultado de muerte. Los ríos contaminados con pesticidas, el agua escaseando. Desde la inauguración de la fábrica de etanol, la salud de los niños, adultos y animales se deterioró considerablemente a causa de los productos químicos utilizados en las plantaciones.

Las protestas internacionales han hecho que la empresa se retire. En el futuro no cultivarán caña en tierras oficialmente reconocidas como indígenas y consultarán los proyectos con la FUNAI (Fundación Brasilera del Indio). Los guaraníes aprueban la decisión. Sin embargo, su supervivencia sigue amenazada por la tala ilegal y la agricultura.

Salva la Selva entregó 16.415 firmas a Shell, en apoyo de la campaña de Survival Internacional. “El etanol de caña no sólo destruye el sustento y vida de los indígenas. También la naturaleza y el clima. Para hacer lugar a plantaciones industriales para energía, destruyen los bosques tropicales” dice Klaus Schenck, experto en bosques y energía de Salva la Selva.

Por su parte Stephen Corry, director de Survival Internacional manifestó que también otras compañías deberían dejar de financiar el robo de las tierras en Brasil.