Éxito de las protestas en Peru: gobierno levanta estado de emergencia

Mujeres peruanas se manifiestan contra proyecto minero Mujeres protestan contra el proyecto minero Conga

19 dic. 2011

El gobierno peruano levantó el estado de emergencia que había declarado en los días previos limitando los derechos fundamentales de la población.

La militarización de Cajamarca para reprimir la protesta social pacífica llevó al Perú a una crisis de gobierno que terminó con la renuncia de once ministros. Por nuestra parte, Salva la Selva publicó una acción de protesta dirigida al gobierno peruano y autoridades responsables. Gracias a la presión nacional e internacional, el viernes 16 de diciembre, el gobierno peruano levantó el estado de emergencia que había declarado en los días previos limitando los derechos fundamentales de la población.

Que levantara el estado de emergencia y que descongelara los fondos del gobierno local eran las condiciones para volver a retomar las conversaciones en la zona del conflicto. En los próximos días, representantes de los gobiernos local y nacional se sentarán a negociar. El presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, anunció una huelga de diez días a la espera de los resultados de la negociación ya que el conflicto no está aún resuelto.

Desde Cajamarca, hemos sabido que continúa la criminalización de la protesta social. Las empresas mineras y el gobierno central intentan dividir el movimiento de resistencia y a las comunidades que se oponen a la minería.

Por las malísimas experiencias habidas con la mina Yanacocha en la misma región, la mayoría de la población así como los dirigentes y líderes locales se opone a la expansión de la actividad minera. La mina de oro más grande de Latinoamérica no ha traído en los últimos 18 años ni bienestar ni desarrollo, pero sí contaminación ambiental y escasez de agua. En Cajamarca el 70% de la población depende de la agricultura. La vida y la actividad económica giran en torno a la disponibilidad de agua limpia y abundante.

Salva la Selva se solidarizó con los habitantes de Cajamarca, lanzando la acción de protesta de la que participaron más de 20.000 personas firmando una carta que se difundió en tres idiomas. Las firmas fueron entregadas la pasada semana en la embajada peruana en Berlín.