E.on: no quemen los bosques

Entrega de petición Guido Knott y Anette Bickmeyer de E.on reciben la petición (© Rettet den Regenwald e.V.)

30 sept 2014

Actualmente protesta Salva la Selva contra una nueva central de biomasa que E.on está construyendo en Francia. Los pasados días, visitamos la sede central de E.on para hacer entrega de la petición con sus firmas de apoyo. Más de 100.000 defensores de la naturaleza quieren evitar que los bosques acaben ardiendo para producir electricidad.

La empresa energética E.on quiere en el sur de Francia convertir la central de carbón Provence-4 en una central de biomasa. En la misma quemaría cada año casi un millón de toneladas de madera. Para ello, talarían cada año miles de árboles sanos simplemente para quemarlos.

Las centrales de biomasa emiten en comparación más dióxido de carbono que las centrales de carbón. Los árboles nuevos que crecen absorben por supuesto el CO2 que se libera con la producción de electricidad, pero pasarán generaciones hasta que filtren la misma cantidad de carbono.

El Dr. Guido Knott, director de comunicaciones de la empresa y la Dra. Annete Bickmeyer, directora del Departamento de Sostenibilidad de E.on recibieron nuestras demandas junto con las firmas de apoyo. En conversación pudimos exponer nuestras posiciones y preguntas críticas: ¿de dónde procede la madera que se quemará en el futuro? ¿Qué especies de árboles serán quemadas? ¿Por qué se están abasteciendo con grandes cantidades de troncos si la fase de pruebas no ha comenzado todavía oficialmente? E.on no ha respondido a estas preguntas, pero se ha mostrado abierta al diálogo.

Nos preguntamos si existe un estudio independiente que haya estudiado las consecuencias de la demanda adicional y de la quema de cerca de un millón de toneladas de biomasa en la central Provence-4. ¿De verdad nadie ha pensado en las consecuencias para el medio ambiente y los seres humanos de la región y de más allá?

¡Quedamos pendientes de las respuestas!