La refinería de ENI en Venecia no tiene nada de ecológico

86.578 firmas contra la central a aceite de palma de ENI Entregadas en Roma 86.578 firmas de ciudadanos de todo el mundo (© RdR)

11 feb 2014

Salva la Selva ha organizado una petición denunciando los efectos devastantes de la refinería en los países del Sur global, donde se expanden los monocultivos industriales para abastecerla con aceite de palma. Hoy se ha entregado en Roma la carta de la petición con 86.578 firmas de ciudadanos de todo el mundo.

Las firmas han sido recibidas por la Sra. Francesca Santolini, colaboradora técnica del Ministerio de Ambiente italiano. Durante el encuantro, la Sra. Santolini se comprometió a transmitir la petición con las firmas a los organismos técnicos competentes y que continuará en contacto con Salva la Selva con respecto al tema de los agrocombustibles. Por su parte, Gianna del Fabbro, que representó a Salva la Selva explicó que “existen estudios científicos encargados por la Unión Europea que confirman que los agrocombustibles no son ecológicos ni sostenibles”.

ENI es una multinacional controlada en buena parte por el gobierno italiano. El aceite de palma, materia prima que ENI pretende utilizar para producir agrocombustible, llegará de Indonesia y Malasia. Estos dos países del sudeste asiático son los mayores productores de aceite de palma del mundo, y abastecen el 90% de su consumo. La refinería de ENI tendrá una capacidad de 500.000 toneladas anuales, lo que significa una superficie de 180.000 hectáreas de monocultivos industriales de aceite de palma que anteriormente fueron selvas biodiversas. Cerca de 1.200 orangutanes perderán el hábitat en el que sobreviven, y las poblaciones locales e indígenas perderán la fuente de gran parte de su sustento.

A pesar de ello, el pasado año se mezclaron en la UE con el diesel 1,9 mill de ton de aceite de palma. Ambientalistas, expertos en desarrollo y científicos advierten desde hace años las consecuencias negativas de la energía a base de plantas. “Para detener la destrucción masiva de las selvas tropicales, la UE debería detener su política de biocombustibles inmediatamente”, dice Elisa Norio de Salva la Selva.

Pronto habrá una manifestación para continuar informando sobre el tema y creando conciencia.

Más información:

Italia devasta la selva para fabricar combustible (se siguen recogiendo firmas):

Sobre el tema de la palma aceitera y los agrocombustibles