Se cumplen cinco años tras una de las mayores tragedias socioambientales y laborales de Brasil

Vista aérea de las consecuencias del derrumbe de la presa de Brumadinho, febrero de 2019 © Vinícius Mendonça/IBAMA

2 feb 2024

Se perdieron 272 vidas humanas, al romperse la presa de relaves de la mina de Córrego do Feijão en Minas Gerais, Brasil, el 25 de enero de 2019. Por ello, la catástrofe fue sonada en todo el mundo. Cinco años después, continúan las batallas legales.

Al año del catastrófico suceso que dejó la región de luto duradero y cubierta de barro contaminado, un juez brasileño aceptó una denuncia de la fiscalía. Se inició así, a principios de 2020, un proceso penal contra 11 personas vinculadas al gigante minero brasileño Vale, incluido su antiguo director general. Además, cinco empleados de la empresa alemana de auditoría y certificación TUV SÜD se encuentran en el punto de mira de la justicia. Sus cargos van desde asesinato (homicidio doloso doblemente calificado) hasta negligencia y daños ambientales. Se alega que eran muy conscientes de la amenaza inminente de colapso de la presa.

A finales de 2022, el Tribunal Supremo de Brasil dictó sentencia, afirmando que el caso se había tramitado incorrectamente en la jurisdicción estatal de los tribunales. Como resultado, en enero de 2023, la batalla legal tuvo que volver a comenzar desde el principio, ahora en el Tribunal Federal de Belo Horizonte. Actualmente, el caso se encuentra en las fases iniciales de notificación a los acusados sobre los procedimientos penales inminentes.

Responsabilidad más allá de las fronteras

La persecución penal de Brasil es insuficiente a la hora de pedir cuentas a los responsables más allá de sus fronteras. Teniendo esto en cuenta, cinco familiares brasileños de las víctimas, en colaboración con las organizaciones alemanas Misereor y ECCHR (European Center for Constitutional and Human Rights), han presentado una denuncia penal contra TÜV SÜD y uno de sus empleados en Munich, Alemania. Su objetivo es lograr que se investiguen posibles conductas delictivas de agentes alemanes relacionadas con la rotura de la presa en Brumadinho.

El principio de responsabilidad se extiende a las empresas alemanas, tanto por sus acciones directas como por las de sus filiales. La jurisdicción alemana entra en juego debido a la presencia tanto de ciudadanos alemanes como de una empresa alemana, presuntamente responsables colectivamente de la trágica rotura de la presa en Brasil. Por el momento, la fiscalía de Múnich no ha concluido su investigación.

Impunidad y retos relacionados

A pesar de la existencia de legislación relevante y de autoridades competentes, estas medidas quedan a menudo tan sólo sobre el papel, sin una aplicación consecuente. La vigilancia pública y la acción organizada son indispensables y es el único medio de sostener la búsqueda de la justicia.

Las familias afectadas han denunciado una serie de violaciones, que van desde reparaciones inadecuadas hasta la persecución de líderes comunitarios. Según testimonios de familiares, el retraso en exigir responsabilidades a las empresas y personas responsables del crimen ha permitido a Vale dictar sus acciones en los territorios afectados, perpetuando precisamente la misma mentalidad que culminó en el colapso de la presa en 2019. Afirman que el gigante minero ha empleado tácticas para inhibir, oprimir y sofocar la oposición a Vale, creando un ambiente hostil al intimidar y desmoralizar a los líderes comunitarios e intentar cortar sus lazos con sus comunidades.

Organizaciones de brasil denuncian que la minera Vale “sigue manteniendo el control sobre el proceso de indemnización, perpetuando sus tácticas de presión sobre los trabajadores subcontratados, desoyendo las demandas de la comunidad, exacerbando los problemas de salud física y mental y persiguiendo a quienes disienten de su narrativa”.

Ha habido amenazas directas e indirectas, incluidas amenazas de muerte. Varias personas de los territorios afectados por las acciones de Vale se encuentran en programas de protección para defensores de los derechos humanos.

Además de los temores sobre los riesgos para la seguridad y el medio ambiente, 23 presas de la empresa minera Vale en el estado brasileño de Minas Gerais se encuentran actualmente en estado de alerta o emergencia, con seis presas en la región metropolitana de Belo Horizonte clasificadas como de emergencia.


Este texto se basa en información compartida por el abogado Danilo Chammas y organizaciones dedicadas a buscar justicia para las víctimas de Brumadinho:

  • Atingidos pela Vale - Una red de personas afectadas por Vale

  • AVABRUM - Una iniciativa centrada en la justicia, la responsabilidad penal, la preservación de la memoria y la búsqueda de víctimas cuyos cuerpos no han sido recuperados.

  • Observatorio das Açoes Penais sobre a Tragedia em Brumadinho / Observatorio de los Procesos Penales de la Tragedia de Brumadinho - Organización que documenta los procesos penales en curso en Brasil y Alemania. El Observatorio supervisa la actuación de las instituciones de justicia y proporciona al público información contrastada. Simultáneamente, está armando un archivo de materiales sobre los casos para mantener un amplio centro de documentación en línea.

Suscríbete ahora al boletín de Salva la Selva

Recibirás alertas de acción y actualizaciones - ¡con tu ayuda seguimos salvando la selva!