La violencia contra el pueblo masái se intensifica

Pastor del pueblo masái, en Tanzania El pueblo masái lleva décadas sufriendo la violencia (© Patrick Sertore)

21 jun 2022

En Tanzania, las fuerzas llamadas de seguridad han herido a personas masái. Este pueblo indígena se resiste a ser expulsado de su territorio para dejar lugar al turismo de caza y safaris.

El pueblo masái se opone a la declaración de su tierra ancestral como reserva de caza. La misma les prohibiría vivir y cuidar su ganado en una zona de 1.500 kilómetros cuadrados. De este modo, perderían su medio de vida.

En el trasfondo de esta situación no se encuentra realmente la conservación de la naturaleza como se pretende hacer creer, sino que el objetivo del gobierno de Tanzania sería reservar grandes áreas para el turismo de safari y caza. Esto hará que el pueblo masái, que lleva habitando esa región desde hace generaciones, termine desapareciendo. Se argumenta que la expulsión es necesaria para proteger la naturaleza. Se basa en la idea de la conservación estricta o “de fortaleza", según la cual, las zonas protegidas deben estar deshabitadas, lo cual legitimaría la violación de los derechos de la población local.

El 8 de junio, unos 700 policías en decenas de vehículos entraron en la región de Loliondo, al norte del país. Dos días después dispararon contra los masai. Según informes de la organización de derechos humanos Survival International, una persona fue asesinada, 18 hombres y 13 mujeres recibieron disparos y otras 13 resultaron heridas con machetes. La revista online Mongabay, menciona además sobre la muerte de un policía.

Según los informes, la policía estuvo peinando las comunidades en busca de personas que hubieran participado en las protestas o compartido imágenes de la violencia en redes sociales. En una de las aldeas, 300 hombres, mujeres y niños habían huido, mientras que 700 se fueron a Kenia en busca de seguridad. Varios líderes masái han sido detenidos. El Instituto Oakland también informó de la ola de violencia.

No sólo en Loliondo sufren el pueblo masái violaciones de sus derechos humanos. En la zona de conservación del Ngorongoro, 80.000 personas van a perder sus hogares. El motivo oficial es la crítica de la Unesco al supuesto mal estado de la zona del Patrimonio Mundial. En apoyo del pueblo masái, hemos iniciado lo que mejor sabemos hacer, una petición. Puedes firmarla aquí para ayudar a presionar a las autoridades y solidarizarte así con el pueblo masái.