Indígenas Sapara del Ecuador recuperaron su territorio

Vista aérea del territorio indígena Sapara en la Amazonía, Ecuador A vuelo de pájaro, el territorio indígena Sapara en la Amazonía (© NASE)

1 abr 2022

Para la Nacionalidad indígena Sapara del Ecuador, el último año ha estado lleno de peripecias legales y administrativas ante el burocrático estado ecuatoriano, para recuperar su territorio de intentos de entregarlo a empresas petroleras. Es una gran satisfacción poder informar que, con apoyo de Salva la Selva, han logrado recuperar 250.000 hectáreas de su territorio, en plena selva amazónica.

La nacionalidad indígena Sapara es una de las minorías indígenas amazónicas del Ecuador, en riesgo de extinción. Desde 2009, poseen un territorio oficialmente reconocido y demarcado de 376.300 hectáreas en la selva de la provincia de Pastaza a través de su asociación Nacionalidad Sápara de Pastaza Ecuador (NASE).

Sin embargo, el gobierno ecuatoriano y las compañías petroleras internacionales tienen la vista puesta en el petróleo bajo los árboles de la selva. Por encima de los habitantes, el Ministerio de Petróleo ha dividido grandes partes de la selva amazónica en concesiones petroleras y las ha subastado gradualmente a empresas de todo el mundo para su explotación.

En este contexto, la noticia de la pérdida de parte de su territorio a manos de una asociación ilegítima, conformada por personas que viven fuera del territorio, fue recibida por la presidenta de la organización indígena, Nema Grefa, como un baldazo de agua helada en medio de la selva. Sucedió un mediodía de mayo, en 2021, en su calurosa oficina, en la ciudad amazónica de Puyo

Una historia llena de torbellinos

Detrás del temerario acto reciente de apropiación del territorio Sapara, se escondía la intención de explotar dos bloques petroleros. La licitación de dichos bloques (Bloques 79 y 83) dentro del territorio se llevó a cabo en la XI Ronda de Licitación Petrolera, en el año 2012, por el entonces presidente Rafael Correa, en lo que denominó "nueva era petrolera". Buscaba aumentar el potencial petrolero del país. Los bloques petroleros situados dentro del territorio Sapara quedaron en manos de la empresa de capital mayoritariamente chino, Andes Petroleum Ecuador Ltd.

Cuentan que, paralelamente, la Secretaría de Hidrocarburos del Ecuador (SHE) del entonces Ministerio de Energía, habría ofrecido en aquél entonces grandes sumas de dinero a las nacionalidades indígenas, hecho sin precedentes en Ecuador. Se decía que a la Nacionalidad Sapara le habrían ofrecido 10 millones de dólares, a cambio del consentimiento de las operaciones petroleras en su territorio, una vez iniciadas las mismas. Con lo que no contaba la secretaría de hidrocarburos, es que las comunidades indígenas de base se opondrían como gato panza arriba a la invasión petrolera”, nos relatan desde Ecuador.

Desde entonces, pasaron muchas cosas. El actual gobierno indígena de la nacionalidad Sápara está rotundamente en contra del extractivismo petrolero. No desean diálogo al respecto, ni con las empresas petroleras ni con el Estado. Por ello, tuvieron dificultades para registrar a la directiva de la organización que representa a toda la nacionalidad, para lo que fue necesario obtener una sentencia judicial.

Eso fue también lo que incitó a la creación de la asociación paralela que se terminó apropiando el territorio, que intentó obtener apoyos dentro del mismo, ofreciendo lotes de tierras en la ciudad a quienes la apoyaran. También intentaron tomar en sus manos la gestión de otros programas sociales y estatales de los que se benefician las comunidades indígenas Sapara.

La NASE, como legítima representante de todas las comunidades indígenas del territorio Sapara, se vio obligada a iniciar acciones legales contra el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), por violación de derechos constitucionales de los pueblos y nacionalidades indígenas. Unos meses después, el 18 de octubre del 2021, la corte de la ciudad de Puyo aceptó la acción constitucional devolviendo el territorio en disputa a la Nacionalidad Sapara.

Sin embargo, debido a vacíos legales y administrativos, NASE tuvo que solicitar repetidamente la rectificación de la titularidad del territorio para que el territorio quedara, ahora ya sí en los pasados días, definitivamente a su nombre.

Salva la Selva estuvo presente en la defensa del territorio apoyando desde 2021 a NASE, para fortalecer el proceso organizativo y facilitar la movilidad de las personas encargadas de llevar a cabo las gestiones y organizar la logística de los encuentros de toma de decisiones.