Camerún suspende los planes de tala en el bosque de Ebo

Gorila en el Bosque de Ebo, Camerún © Photo courtesy of San Diego Zoo Global

18 ago. 2020

Esta vez, las buenas noticias llegan desde Camerún: el gobierno de ese país pretendía liberar amplias áreas del Bosque de Ebo para la tala, a pesar de estar habitadas por gorilas y chimpancés en peligro de extinción. Las protestas han funcionado: ¡el presidente Paul Biya ha revertido su decisión!

El Bosque de Ebo es un punto caliente de la biodiversidad. Los aproximadamente 700 chimpancés de Nigeria y Camerún son los únicos en el mundo que rompen nueces con piedras y martillos de madera y atrapan termitas con palos. Es posible que los gorilas de la región constituyan una subespecie propia. Durante siglos, los habitantes de más de 40 aldeas pertenecientes al pueblo Banen han vivido en el bosque de Ebo y sus alrededores sin ponerlo en peligro.

Cuando el gobierno de Camerún anunció planes en febrero de 2020 para permitir la tala en 133.392 hectáreas de bosque, población, comunidad científica y ecologistas se alarmaron. La tala destruiría el medio de vida de muchas personas, pondría en peligro la biodiversidad única y destruiría el hábitat de los primates.

Ahora, el Presidente Paul Biya ha suspendido los planes al revocar el Decreto 2020/3216/PM, de 14 de julio 2020. Esto afectó a dos áreas de 68.385 y 65.007 hectáreas.

"Acogemos con satisfacción la suspensión de los actuales planes de tala en el Bosque de Ebo. Sin embargo, nos preocupa que el futuro siga siendo incierto. La decisión debe ser el primer paso hacia el reconocimiento de los derechos de los Banen y para la protección del bosque", escriben el jefe Victor Yetina de Ndikbassogogog, como representante de la Association Munen Retour aux Sources y el Dr. Ekwoge Abwe, jefe del Proyecto de Investigación del Bosque Ebo en el Zoológico de San Diego.

Salva la Selva une esfuerzos con Greenpeace África y otras organizaciones para preservar el Bosque de Ebo. La petición que difundimos internacionalmente ha sido firmada hasta hoy por 148.209 personas de todo el mundo.

"La decisión del Presidente Paul Biya corrige un terrible error. Ahora es importante proteger el Bosque Ebo de manera permanentemente", dice Mathias Rittgerott en nombre de Rettet den Regenwald/Salva la Selva. “Los planes quedan en suspenso pero podrían revivir en cualquier momento”.

Por su parte, el director de campaña de Greenpeace África en Camerún, Ranece Jovial Ndjeudja, declaró: "La suspensión de los planes de tala en el Bosque de Ebo es una oportunidad importante para la justicia social y ambiental. Greenpeace África se mantiene vigilante en su apoyo a los derechos comunitarios y la protección de los bosques en el Camerún y la cuenca del Congo".

La declaración del Jefe Victor Yetina y el Dr. Ekwoge Abwe, concluye: "Pedimos al Gobierno del Camerún que cumpla sus compromisos internacionales* y promueva la cartografía participativa y la planificación del uso de la tierra con la población local. Una reforma de los derechos sobre la tierra debe tener como núcleo el pleno reconocimiento de los derechos de la comunidad".

Salva la Selva permanece de la misma forma vigilante junto a las organizaciones locales.

*Entre ellos figuran el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático (2015), el Acuerdo sobre la conservación de los gorilas y sus hábitats (2007) y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (1992).