Borneo: emergencia desde el parque nacional

Un oranguntan mira desesperado como una excavadora destruye la selva La selva tropical y el hábitat de los orangutanes son destruidos por las plantaciones de palma
137.499 participantes

Fin de la petición: 4 ago. 2016

La empresa palmicultora Bumitama Agri ha perdido un juicio por talar ilegalmente la selva. La misma empresa tala también sin permiso en el parque nacional Tanjung Puting. La podemos detener también en este lugar -ayúdanos sumándote a la petición.

Carta

Para: Presidente Widodo de Indonesia; Ministro de Bosques Hasan; Ministro de Agricultura Suswono; Direcciones de Biodiversidad y Medio Ambiente Irzal Ashar y Nunu Nugraha; CEO del Grupo BGA Hariyanto; Director del Grupo IOI Lee Shin Cheng

Defender el Parque Nacional Tanjung Puting en Borneo de la expansión de monocultivos de palma, para la supervivencia de orangutanes, monos y aves tropicales.

Leer la carta

Ambientalistas indonesios han encendido la alarma. La palmicultora BGA está deforestando el Parque Nacional Tanjung Puting para establecer monocultivos de palma. Estas selvas son refugio de orangutanes, monos narigudos y aves tropicales.

El Parque Nacional Tanjung Puting en Borneo se extiende por más de 400.000 hectáreas y alberga ecosistemas de bosques únicos a nivel mundial. Tupidos manglares cubren las costas y desembocaduras de los ríos y tierra adentro se extienden bosques pantanosos y turberas.

En estas selvas vive amenazado de extinción el mono narigudo. Estos habitantes de los árboles solo existen en Borneo y viven siempre cerca del agua. En el área protegida hay también 6.000 orangutanes, 250 especies de aves y más de 600 especies de árboles.

La palmicultora Bumitama Gunajaya Agro (BGA) está talando amplias superficies de bosques primarios y turberas en el Parque Nacional Tanjung Puting y en su área de  para hacer sitio a sus monocultivos de palma.

Las talas que lleva a cabo BGA son ilegales y contravienen varias leyes. En 2011, el presidente  Yudhoyono estableció una moratoria a la tala de estos ecosistemas, que acaba de ser prolongada para dos años más.

La empresa no cuenta con estudios de impacto ambiental para las plantaciones y habría obtenido el visto bueno por medio de sobornos a las instituciones locales. Los habitantes del pueblo Sekonyer denuncian que BGA les ha robado sus tierras.

La empresa lleva a cabo una “agresiva estrategia de expansión” y planifica establecer cada año 13.000 hectáreas de plantaciones de palma.

Por favor, ayuda a detener a los destructores de la selva uniéndote a la petición al gobierno indonesio.

Más información

Bumitama Gunajaya Agro (Grupo BGA)

El Grupo BGA administra 46 plantaciones de palma con una superficie total de 141.254 hectáreas y seis molinos de aceite de palma con una capacidad de producción de 405 toneladas por hora. Hasta 2015, la empresa pretende expandirse hasta las 250.000 hectáreas.

BGA es una filial de la empresa Bumitama Agri Ltd. listada en la bolsa de Singapur. El principal accionista de BGA es el grupo IOI de Singapur, que administra en Rotterdam la gran refinería de aceite de palma para el mercado europeo Loders Crocklaan. Entre los clientes de BGA se encuentran también empresas palmicultoras internacionales como Wilmar, Golden Agri Resources (Sinar Mas) y Musim Mas. Wilmar posee una refinería de aceite de palma en Bremen, Alemania.

Compradores de aceite de palma

La demanda de aceite tropical barato de la industria alimentaria, química y de agrocombustibles de Europa es causa clara de la destrucción de las selvas tropicales. Los países de la Unión Europea importan cada año seis millones de toneladas del aceite tropical, y la tendencia sube. Cada vez más aceite de palma se utiliza para producir el llamado biodiesel. Un tercio de las importaciones de aceite de palma para Europa acaban en los tanques de los automóviles y centrales eléctricas. La culpa la tiene la fatal política de agrocombustibles de la UE.

Sello de certificación de aceite de palma RSPO

BGA es desde 2007 miembro de la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible (RSPO). Las exigencias de este sello de certificación son sin embargo muy flojas y las empresas certificadoras las toman a la ligera. RSPO no garantiza una protección efectiva de las selvas ni previene el robo de tierras. Sólo las llamadas “áreas de alto valor de conservación” están a salvo de la deforestación, al menos en el papel. Pero en la práctica, las empresas miembro de esta Mesa continúan talando bosques primarios y hábitats de los orangutanes.

Entre los clientes del aceite de palma certificado se encuentran empresas como Unilever, Henkel y otras. Del directorio de RSPO forma parte un manager de Unilever que es la empresa que más aceite de palma compra en el mundo, un total de 1,4 millones de toneladas.

El Parque Nacional Tanjung Puting

El parque situado en una península al sur de Borneo alberga uno de los bosques pantanosos tropicales más grandes que quedan en el mundo. Ya en 1935 fue declarado reserva de animales salvajes con el fin de proteger a los orangutanes (Pongo pygmaeus) y monos narigudos (Nasalis narvatus). En 1977 fue reconocido como Reserva de Biosfera por la UNESCO y elevada a parque nacional por el gobierno indonesio en 1982. En 1996 se amplió a su actual tamaño de 4.150 kilómetros cuadrados.

A pesar de los estatus de protección que posee, Tanjung Puting está gravemente amenazado. Las autoridades competentes realizan pocas actuaciones contra el saqueo y la deforestación. No sólo talan las empresas palmicultoras, también los buscadores de maderas tropicales nobles destruyen la naturaleza. Ya hace tiempo que las valiosas maderas de ramin (Gonystyus bancanus) y palo de hierro (Eusideroxylon zwageri) fueron saqueadas sin consideración y entraron en la lista roja de especies amenazadas.

Un problema adicional es la extracción de oro en los ríos. Para separar el oro de la roca se utiliza mercurio, metal pesado que envenena los ríos y su biodiversidad.

Carta

Para: Presidente Widodo de Indonesia; Ministro de Bosques Hasan; Ministro de Agricultura Suswono; Direcciones de Biodiversidad y Medio Ambiente Irzal Ashar y Nunu Nugraha; CEO del Grupo BGA Hariyanto; Director del Grupo IOI Lee Shin Cheng

Estimados Sres.,

Estamos muy preocupados por la tala y destrucción del Parque Nacional Tanjung Puting en Borneo.

La empresa palmicultora BGA (a través de su filial PT Andalan Sukses Makmur - PT ASM) está talando la selva, dentro de los límites del parque nacional (área de Teluk Pulai) y en el área de amortiguamiento (al norte en el río Sekonyer) para establecer monocultivos de palma. Está destruyendo bosques primarios, turberas y hábitats de animales amenazados de extinción como monos narigudos y orangutanes.

Las actividades de BGA son ilegales y contravienen numerosas leyes y normativas. Entre ellas, la moratoria prorrogada en mayo para la protección de los bosques primarios indonesios. Los habitantes del pueblo Sekonyer protestan porque la empresa les ha robado las tierras y exigen su devolución.

Por los deficientes controles y el mal manejo del Parque Nacional y su zona de amortiguamiento se ha extendido la tala ilegal de maderas tropicales y los grupos de buscadores de oro que contaminan el ecosistema con metales pesados.

Las autoridades indonesias deben actuar inmediatamente, detener sin demora las talas y destrucción del Parque Nacional Tanjung Puting y su área de amortiguamiento y establecer la protección y manejo efectivo del área.

Atentamente,