Minería contaminante en el Caribe

Campesino mira mina a cielo abierto desde el bosque No puede creer la destrucción
48.991 participantes

Fin de la petición: 22 may. 2014

Para muchos turistas, la república dominicana es un paraíso para ir de vacaciones -playas de ensueño y paisajes montañosos verdes. Esto pronto podría cambiar. Dos empresas mineras canadienses extraen oro a cielo abierto en la selva. El cianuro que utilizan contamina el agua y el suelo. La población se resiste – apóyeles con su firma.

Carta

Para: Gobierno de la Republica Dominicana, Sr. Peter Munk (CEO Barrick), Sr. Charles A. Jeannes (CEO Goldcorps)

Leer la carta

"Soy demasiado grande para volver a mudarme. Esta es mi tierra, y aquí me quedaré”, dice Juliana Guzman, campesina de La Cerca. Se sienta en su casa, cuyas paredes están todas agrietadas. Cada día, las explosiones hacen temblar la tierra. Sus vecinos de la cooperativa sostienen en la mano los frutos de cacao enmohecidos. Los productos tóxicos de la mina de oro al otro lado de la montaña destrozan su cosecha. Para extraer el oro se utiliza cianuro, altamente venenoso, que se distribuye por los ríos a los suelos de los alrededores produciendo gran contaminación y graves daños.

El pueblo La Cerca se encuentra en la cordillera central de la República Dominicana. Está rodeado de selvas tupidas, en las que viven especies endémicas como el solenodonte o almiquí (Solenodon paradoxus). En diciembre de 2012, la Barrick y la Goldcorp comenzarán la extracción de oro. Necesitarán hasta 24 toneladas de cianuro por día. „El uso de cianuro es un suicidio“, advierte Domingo Abreu de la Asamblea Nacional Ambiental (ANA). El uso de oro es innecesario. Sólo un 11 por ciento del oro se utiliza industrialmente. Este porcentaje puede conseguirse a través del reciclado. El resto del oro se utiliza como inversión segura frente a la crisis global o en joyería.

El cianuro es especialmente peligroso para las aguas de la región. Cerca de la mina nacen ríos y se encuentra la reserva de agua dulce más grande que abastece a todo el país insular. Barrick se ha aseurado por contrato, no tener que responder por daños ambientales. Por eso, la población está alerta. Una coalición de 100 organizaciones de la República Dominicana exige la revisión de los contratos con las mineras.

Por favor, apoye la protesta de la población dominicana en contra de la minería contaminante de oro.

Más información

En otros países también se cuestionan profundamente los proyectos mineros de la Barrick y la Goldcorp. En torno a una mina de oro en la frontera entre Argentina y Chile, y también en Perú, hay conflictos permanentes entre las empresas mineras y la población local. A causa de la grave destrucción ambiental que causan una y otra vez los proyectos mineros de la Barrick el fondo de pensiones noruego retiró tras múltiples protestas su participación de esta empresa minera.

También hay desde el principio muchas críticas al proyecto de la Barrick en la República Dominicana. La negociación de los contratos entre el gobierno y la empresa no fue transparente y las condiciones se pactaron unilateralmente. Los primeros años, la Barrick no paga casi impuestos y gana con la producción de oro 25 veces más que el propio Estado al que pertenece el oro. El país altamente endeudado y la población empobrecida no se benefician de la minería de oro contaminante -más bien todo lo contrario.

Desde el primer momento, la población local cercana a la mina comenzó a protestar por la tala ilegal de los bosques y la contaminación de las aguas. Personas que fueron desplazadas por la mina rebieron casas a cambio de las suyas, pero siguen esperando por las tierras prometidas para la agricultura. También los sindicalistas protestan. Aunque la empresa prometió puestos de trabajo a largo plazo, la mayoría de los trabajadores fueron despedidos después del fin de los trabajos de preparación de la mina. La situación escaló cuando una gran coalición de organizaciones y miles de ciudadanos protestaron contra la mina. La policía disparó contra los manifestantes hiriendo a 30 de ellos, algunos de gravedad.

Carta

Para: Gobierno de la Republica Dominicana, Sr. Peter Munk (CEO Barrick), Sr. Charles A. Jeannes (CEO Goldcorps)

Estimadas Señoras y Señores:

Con preocupación he recibido información sobre los planes del gobierno de la República Dominicana de permitir la extracción de oro a cielo abierto en la Cordillera Central. La mina de Pueblo Viejo está situada en un ecosistema sensible, cuyos suelos son importantes para la agricultura local. Además, a corta distancia de la mina, se encuentran ríos y una reserva de agua dulce que abastecen de agua a todo el país. El uso de cianuro en la mina amenaza así no sólo el equilibrio ecológico de la región, sino también la seguridad alimentaria de los habitantes de la región y el abastecimiento de agua de toda la población de la República Dominicana.

Las dos empresas que tienen participación en el proyecto, Barrick y Goldcorp, son continuamente criticadas por daños al medio ambiente y violaciones de derechos humanos. En Argentina y Perú, la población se manifiesta contra Barrick, porque sus minas contaminan las fuentes de agua. En la República Dominicana salen también a la calle a exigir que se anule la concesión de Pueblo Viejo.

Una gran coalición de 100 organizaciones dominicanas exige al gobierno y las mineras detener el proyecto. Junto a las preocupaciones ecológicas se critica la falta de transparencia de los contratos, las compensaciones que la Barrick y la Goldcorp no han pagado y las promesas rotas de puestos de trabajo seguros.

La mina de oro no sólo amenaza la paz social y el ambiente, sino también la posibilidad de un modelo económico alternativo en el país.

En solidaridad con la población dominicana que se opone a este proyecto y con preocupación por el ambiente en su país, le pido que anule la concesión minera de Pueblo Viejo.

Atentamente,