Por la paz, el medio ambiente y el clima global

Ahorrar energía por el clima y la paz: ¡ME SUMO! © Rettet den Regenwald

Estamos en shock por la guerra en Ucrania y nuestros pensamientos están con las personas afectadas. Nuestro inmenso consumo de gas, petróleo y carbón no sólo destruye el medio ambiente y el clima mundial, sino también vidas humanas. No sólo necesitamos más energías renovables, sino que debemos reducir nuestro consumo energético.

Petición

“¡Ayuda a ahorrar energía! Si todos reducimos rápidamente nuestro consumo de energía, protegemos vidas humanas, y además el medio ambiente y el clima global.”

Leer la carta

Aunque ha habido grandes avances en la implementación de las energías renovables, los países de la Unión Europea siguen siendo muy dependientes del gas natural, el petróleo y el carbón. El 21,2% del consumo energético de la UE se cubre con renovables, según la misma UE, pero el 78,8% sigue procediendo de los combustibles fósiles y la energía nuclear.

Rusia desempeña un papel importante en las importaciones: proceden de allí el 47% del carbón importado por la UE, el 41% del gas natural y el 27% del petróleo, según la UE

El pasado año, los países de la UE transfirieron a Rusia un total de 99.000 millones de euros, en su mayoría para gas y petróleo3.

A pesar de la guerra y de las amenazas con armas nucleares de Putin, por ahora las importaciones de energía van a continuar. Mientras tanto, la UE y los gobiernos de los países miembros buscan alternativas, también para el caso de que Rusia interrumpiera los suministros.

Fracking y gas licuado de Estados Unidos y Qatar; más petróleo de países como Libia o Kazajistán; o más carbón de Australia o Colombia. Nada de esto sería una solución para los habitantes de las zonas de las que se extrae la energía, ni para el medio ambiente ni para el clima global.

Nuestro elevado consumo de energía es también muy injusto para los habitantes del Sur Global. En la UE, el consumo anual de energía per cápita, según datos de la UE y la ONU está con 126 gigajulios (equivalentes a 3,3 tep) muy por encima de la media mundial de 78 Gj: más de cuatro veces la de India (29 Gj) y casi cinco veces la de África (26 Gj).

A finales de febrero, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) presentó su último informe: el cambio climático, causado principalmente por la quema de combustibles fósiles, es una amenaza grave y creciente para la humanidad y para la naturaleza. Según la comunidad científica, todavía es posible evitar lo peor.

Reduce tu consumo de energía y promévelo en tu entorno.

Muestra tu compromiso súmando tu nombre a nuestro llamamiento.

Más información

La brutal guerra del presidente ruso Putin contra Ucrania y su aparente chantaje con el suministro de gas han vuelto todos los ojos hacia nuestra dependencia de la energía fósil: el 84,2% (2019) del consumo interior bruto de energía de los países de la UE se basa en fuentes fósiles, según la UE. El petróleo tiene una cuota del 34,5%, el gas natural del 23,1%, el carbón del 11,6%, la incineración de residuos del 1,5% y la energía nuclear del 13,5%, mientras que las energías renovables tienen una cuota del 15,8%1.

Rusia desempeña un papel importante en las importaciones a la UE: el 47% del carbón, el 41% del gas natural y el 27% del petróleo proceden de allí2. El año pasado los países de la UE transfirieron a Rusia un total de 99.000 millones de euros, la mayor parte de ellos en concepto de gas, petróleo y carbón (61.000 millones de euros)3. Rusia también suministró a los países de la UE grandes cantidades de otras materias primas, como metales (hierro, acero, aluminio, cobre, níquel) y madera.

Energía renovable

La energía renovable de biomasa, viento, luz solar e hidroeléctrica cubrió en 2020 un 22,1% del consumo final bruto de energía de los países de la UE. De esta cantidad, casi el 60 % es bioenergía4. La energía eólica y solar y la hidroeléctrica, por su parte, tienen una cuota del 40 % de las energías renovables.

No es posible aumentar la bioenergía porque toda la biomasa disponible ya se está utilizando y cada vez se importa más. Además de la madera como combustible, también se incluye el biogás de maíz y el estiércol líquido para la generación de electricidad y calor. Los biocombustibles de aceite de palma y de soja son especialmente perjudiciales. Los bosques tropicales del sudeste asiático, África y América del Sur se están talando para cultivar palma aceitera y soja.

El potencial de energía hidroeléctrica también está muy agotado en la UE. Los ríos que en el sureste de Europa (Península de los Balcanes) no han sido aún destruidos para instalar centrales hidroeléctricas deberían ser protegidos y preservados a toda costa.

La expansión de las energías renovables debe llevarse a cabo principalmente con la eólica, la solar y las bombas de calor. Estos deberían desarrollarse de forma descentralizada y con la participación de los ciudadanos, en lugar de enormes parques eólicos y solares propiedad de empresas e instituciones financieras que destruyen el paisaje y los ecosistemas sin consideración. Esto incluye, por ejemplo, sistemas solares y fotovoltaicos en los tejados de las casas, pequeñas turbinas eólicas para uso propio, el pago de tarifas adecuadas de realimentación a los hogares que vierten energía a la red, etc.

Las energías eólica y solar tampoco están exentas de problemas: la construcción de parques eólicos y solares ocupa zonas terrestres y marítimas, causa daños ecológicos y puede provocar conflictos con poblaciones locales. Además, se necesitan grandes cantidades de materias primas para las plantas. Su extracción, transporte y posterior procesamiento destruyen el medio ambiente y provocan emisiones perjudiciales para el clima.

A nivel global nuestro consumo no es justo

Con nuestro consumo de energía y materias primas por ejemplo en la UE, también vivimos a costa de muchas personas del Sur global. Consumimos mucha más energía y muchas más materias primas per cápita que los habitantes del Sur global. El consumo anual de energía per cápita de la UE, de 126 gigajulios (equivalente a 3,3 tep), está muy por encima de la media mundial de 78 GJ, más de cuatro veces el de India (29 GJ) y casi cinco veces el de África (26 GJ)5.

Nuestro consumo de energía y materias primas amenaza nuestros medios de vida

También para proteger el clima debemos dejar de quemar combustibles fósiles lo antes posible. Las emisiones anuales de C02 por habitante en la UE son de 5,6 toneladas. La media mundial es de 4,4 t, en India 1,9 t y en África algo menos de 1 t6.

A finales de febrero, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) presentó su informe sobre el estado del cambio climático: el cambio climático es una amenaza grave y creciente para nuestro bienestar y la salud del planeta. Todavía es posible evitar lo peor. Sin embargo, la humanidad tiene cada vez menos tiempo para actuar, según los investigadores.

Muchos de nuestros países proveedores son dictaduras brutales

Durante años, la UE y sus países miembros han llevado a cabo una política de cambio a través del comercio. Pero el crecimiento económico permanente, un consumo cada vez mayor y el orden económico neoliberal no crean ni democracia ni paz; además amenazan la sostenibilidad ecológica y climática y destruyen los fundamentos de la vida en nuestro planeta.

Rusia no es un caso aislado; otros regímenes dictatoriales e inhumanos como China y Arabia Saudí también ingresan cientos de miles de millones de euros en sus arcas cada año vendiéndonos materias primas y productos industriales baratos.

China amordaza a su población, lleva a cabo un genocidio contra la minoría uigur y amenaza abiertamente con anexionar Taiwán, un país democrático que se separó de China en 1949. Arabia Saudí también pisotea los derechos humanos, financia a fanáticos y libra una sangrienta guerra en el vecino Yemen.


1 Eurostat (2021). Estadísticas de energía – un panorama (en inglés): https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php?title=Energy_statistics_-_an_overview

2 Eurostat (ohne Datum). From where do we import energy? https://ec.europa.eu/eurostat/cache/infographs/energy/bloc-2c.html

3 Reuters (2022). Energy represented majority of EU's Russian imports in 2021, Eurostat says: https://www.reuters.com/business/energy/energy-represented-majority-eus-russian-imports-2021-eurostat-says-2022-03-07/

4 European Union (2019). Brief on biomass for energy in the European Union: https://ec.europa.eu/knowledge4policy/bioeconomy

5United Nations, Department of Economic and Social Affairs (2021). Energy Statistics Pocketbook 2021: https://unstats.un.org/unsd/energystats/pubs/documents/2021pb-web.pdf

Carta

Me sumo – por el medio ambiente, el clima global y por la paz!

Utilizar menos energía es, en muchos sentidos, la solución más eficaz, respetuosa con el medio ambiente y el clima y más rápida de aplicar.

Cada persona puede plantearse si un menor consumo de energía es posible para ella. Dicho ahorro: ¿es posible y quizás incluso supone una mayor de calidad de vida?

Algunas medidas sencillas para reducir nuestro consumo de energía de forma inmediata:

EN CASA

-Baja la calefacción. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la temperatura media de las habitaciones en Europa supera los 22 grados. Si reducimos la temperatura 2 grados, podremos ahorrar aproximadamente un 12% de energía 1).
-No calefacciones espacios habitables que no se utilizan.
-Reduce el consumo de electricidad en el hogar: apaga los aparatos eléctricos en lugar de utilizar el "modo de reposo"; haz funcionar los electrodomésticos en modo ahorro de energía o ecológico.
-Revisa los aparatos que consumen mucha energía, como congeladores, secadoras, etc. Apagalos si es posible.
-Dúchate en lugar de bañarte. También puedes ahorrar mucha energía con la temperatura del agua.

MOVILIDAD

-Elimina los grandes desplazamientos no esenciales, organizando la vida cotidiana en torno a lo local, en la medida de lo posible. Da prioridad a las instalaciones cercanas: comerciales, sanitarias, educativas, de ocio y deportivas.
-Camina, ve en bicicleta o utiliza el transporte público, en la medida de lo posible en lugar de conducir. También se pueden aprovechar oportunidades para compartir automóvil.
-Cuestiónate si las vacaciones tienen que ser de larga distancia o en avión. También se pueden reconsiderar los viajes de fin de semana en avión.

¡Apoya y difunde este llamamiento para ahorrar energía!

Información breve sobre el tema Clima

Cómo se conectan el clima y las selvas tropicales

Las selvas tropicales son ecosistemas complejos, en los que plantas, hongos y animales se interconectan estrechamente. Desempeñan un papel fundamental en el clima local y global. Las plantas absorben el dióxido de carbono (CO2) del aire. Con la ayuda del agua y la luz solar producen los azúcares de los que se derivan todas las sustancias que componen las plantas. De este modo, el carbono se encuentra en los troncos, las hojas y las raíces y el oxígeno se libera a la atmósfera en el proceso de la fotosíntesis.

Se calcula que las selvas tropicales retienen 250.000 millones de toneladas de CO2, gran parte de las cuales se almacenan en los bosques de turba. A nivel mundial, significa 90 veces las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el ser humano al año. El 40% del oxígeno liberado a la atmósfera procede de los bosques tropicales. Por eso, la imagen de los bosques como "pulmones de la tierra" no es del todo exacta, pero sí muy significativa.

Las mismas selvas tropicales producen buena parte de las precipitaciones distribuidas uniformemente a lo largo del año. Un aspecto importante es la evapotranspiración, es decir, la humedad que liberan las plantas a través de sus hojas. Aunque en los bosques hace calor y hay humedad, las nubes irradian gran parte de la luz solar al espacio y, por tanto, enfrían la atmósfera. Sin este efecto, estas zonas serían aún más calurosas.

Como almacenes de carbono y generadores de lluvia, las selvas y bosques intactos desempeñan un importante papel en la prevención del cambio climático y para contrarrestar la catástrofe climática.

Problema inminente: la catástrofe climática y la destrucción de las selvas

Los bosques tropicales tienen cada vez menos capacidad para cumplir su función estabilizadora del clima. Su destrucción para dar paso a plantaciones de monocultivo, pastos o proyectos mineros libera grandes cantidades de gases de efecto invernadero. Los incendios forestales de 1997 en Indonesia  representaron un tercio del total de las emisiones mundiales. La destrucción de los bosques de turba es especialmente devastadora.

Según un estudio publicado en la revista Nature, a partir de 2035, debido al aumento del cambio climático los bosques tropicales podrían pasar de ser almacenes de CO2 a convertirse en fuentes de CO2 exclusivamente, fomentando aún más la catástrofe climática.

Como el ecosistema de los bosques tropicales está muy interconectado, toda la red del sistema climático puede verse comprometida si resulta dañado uno solo de sus puntos de contacto. Por ejemplo, el ciclo del agua. Si se dan periodos más secos debido al cambio climático global, lo que ya se ha observado, este ciclo puede colapsar. Las selvas tropicales siempre verdes y exuberantes se están convirtiendo en sabanas con menos especies. El clima está cambiando: es cada vez más seco y cálido.

De hecho, los 18 denominados puntos críticos de no retorno en el sistema climático suponen una amenaza especial. Si por ejemplo, el cambio climático alcanzara un determinado nivel en la Amazonía, el proceso y la pérdida de la selva tropical en su forma actual no podrían detenerse.

De todas formas, una cosa está clara: la catástrofe climática está siendo provocada por el ser humano. El 98% de los científicos que trabajan en temas climáticos están de acuerdo. Como el clima es un sistema muy complejo, los investigadores descubren constantemente nuevas relaciones, interpretan los datos de distintas maneras y revisan las predicciones. En la ciencia, esto es bastante normal. Sin embargo, las conclusiones de los climatólogos son cada vez más alarmantes.

Solución: protección de los bosques tropicales es igual a protección del clima

Para garantizar la protección del clima, es urgente preservar totalmente las selvas tropicales que quedan, por ser indispensables como almacenes de carbono. Su destrucción sólo agrava la catástrofe climática. Por lo tanto, la protección del clima es la protección de los bosques tropicales que de hecho, son interdependientes. Las urgencias son:

  • Preservar la integridad de los bosques tropicales y tratar los daños causados a estos ecosistemas. Además de almacenes y depósitos de carbono, son ecosistemas y lugares habitados por millones de personas, muchos de ellos pueblos indígenas.
  • Reforzar por tanto el respeto a los derechos de los pueblos indígenas que viven en las selvas tropicales, que son su territorio, y dependen del mismo para su subsistencia. De hecho, estos pueblos son los mejores defensores de las selvas.
  • Preservar la biodiversidad. La catástrofe climática y la extinción de las especies son dos crisis existenciales que se han de afrontar mano a mano.
  • Reducir nuestro consumo de energía y materias primas en lugar de mantenerlo al mismo nivel, pretendiendo que los productos ahora son "verdes" sólo por etiquetarlos de este modo y sin llevar a cabo mayores cambios o esfuerzos.
  • Más bien, es necesario cambiar radicalmente nuestro modo de vida y nuestro modelo económico.
  • Abandonar las fuentes de energía fósil.
  • Reformar la falsa política climática: acabar con los biocombustibles, especialmente los basados en el aceite de palma, soja o caña de azúcar y detener la quema de árboles en las centrales eléctricas de biomasa de madera.
  • Rechazar el comercio de carbono, como sistemas de compensación que permiten, por ejemplo, que las empresas paguen por medidas de protección del medio ambiente obteniendo de este modo permiso de seguir emitiendo gases de efecto invernadero y contaminando.
  • Después de la pandemia de Covid 19, remodelar la economía y la sociedad de forma respetuosa con el medio ambiente. No debe haber "programas de estímulo económico" con viejas recetas.

La pandemia ha demostrado que son posibles cambios rápidos y profundos ante una crisis existencial y que sería posible adoptar una estrategia urgente también para confrontar la crisis climática.

 

 

Footnotes

según la UEEurostat (sin fecha). From where do we import energy? https://ec.europa.eu/eurostat/cache/infographs/energy/bloc-2c.html



de la UEEurostat (2021). Estadísticas de energía - un panorama (en inglés): https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php?title=Energy_statistics_-_an_overview


la ONUUnited Nations, Department of Economic and Social Affairs (2021). Energy Statistics Pocketbook 2021: https://unstats.un.org/unsd/energystats/pubs/documents/2021pb-web.pdf

Esta petición está disponible en los siguientes idiomas:

10.845 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 50.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente