Ecuador: industrias extractivas foco de riesgo de coronavirus

Comunidad de Tsumtsuim en el territorio Shuar, al sur del Ecuador Hay que proteger a las comunidades del territorio Shuar y de todos los territorios indígenas, afro y campesinos (© Verónica Potes)

Las industrias extractivas son foco potencial de riesgo, contagio y enfermedad, una amenaza para la salud de las personas y de la naturaleza. Desde Ecuador, uno de los países que sufre con mayor dureza los efectos de la pandemia lanzamos esta voz de alarma internacional. Firma la petición.

Noti­cias y actuali­zaciones Petición

Para: Presidente de Ecuador, Lenin Moreno

“Demandamos la salida urgente de las empresas mineras, petroleras y madereras de los territorios indígenas, afroecuatorianos y campesinos”

Leer la carta

En Ecuador, le crisis provocada por el Covid-19 no se limita a las terribles imágenes de Guayaquil que los medios de comunicación de masas han hecho dar la vuelta al mundo recientemente.

En rincones de la selva amazónica a donde apenas llegan las cámaras, los pueblos indígenas, y en primer lugar ha sucedido al pueblo Shuar, han empezado a identificar posibles casos de coronavirus; también los pueblos afro, campesinos y pueblos indígenas de la sierra ecuatoriana y en general todos los situados en las fronteras del extractivismo están en emergencia por la pandemia del coronavirus.  En su caso viene acompañada de la arremetida de las empresas que no acatan el estado de excepción ni la cuarentena, con el permiso, la complicidad y fomento del gobierno nacional.

Las empresas petroleras, mineras y madereras continúan entrando a diferentes territorios aprovechando el estatus de “actividades estratégicas”, en momentos de encierro de las poblaciones. El ingreso de trabajadores de estas empresas está poniendo en riesgo de contagio a zonas de la mayor fragilidad y a pueblos que desconocen cómo tratar esta nueva enfermedad.

La única garantía de mantener la salud y la vida para las poblaciones que se sitúan en las fronteras de las actividades extractivas es evitar el contagio.

Por lo tanto declaramos a las industrias extractivas una amenaza para la salud de las personas y de la naturaleza. Exigimos al gobierno ecuatoriano que actúe YA en defensa de los pueblos.

Más información

"Es urgente respetar el planteamiento del pueblo Shuar que exige, en estos momentos de máxima vulnerabilidad por la pandemia del COVID-19, que las empresas mineras salgan de los territorios, pues estas han ingresado a las comunidades apoyadas por el gobierno en su afán extractivista, dice Nathalia Bonilla", presidenta de Acción Ecológica.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana CONFENIAE advierte que “los pueblos, nacionalidades y comunidades indígenas y rurales del Ecuador están en especial vulnerabilidad frente al azote de la actual pandemia por las condiciones de desigualdad, exclusión y discriminación y por el relativo aislamiento geográfico”.

Catástrofes y accidentes no perdonan: inundaciones, crudo pesado

Toda esta vulnerabilidad a la que alude se ha hecho claramente patente también en el caso de comunidades amazónicas como la de Sarayaku, la cual ha sufrido una inundación a causa del desborde del río Bobonaza, precisamente en el momento en el que la pandemia comenzaba a extenderse por el Ecuador. Debido a ello, y también al olvido habitual que ya sufren en general las comunidades apartadas como Sarayaku, apenas han recibido atención y ningún apoyo oficial. Al mismo tiempo, la presión sobre los territorios continúa afectando como siempre al abastecimiento de alimentos por la ocupación de los territorios.

Escribiendo estas líneas supimos de la rotura de los oleoductos SOTE y OCP tras un hundimiento de tierras en el río Coca, en el sector San Rafael, situado en el límite de las provincias de Napo y Sucumbíos.

Minería a pesar de la catástrofe sanitaria

La minería opera sin control aprovechando la emergencia sanitaria también en algunas comunidades del norte de la provincia de Esmeraldas, en este caso en la bioregión del Chocó. Las comunidades Afro, Awá, Chachi y Épera que habitan la región están doblemente amenazadas con la permisividad con respecto a esta actividad en este preciso momento de emergencia sanitaria al escasear el agua en las comunidades. Denuncian que sus ríos están siendo contaminados por las actividades mineras, que se han intensificado durante la declaratoria de emergencia sanitaria. La situación es aún más crítica para estas comunidades que carecen de agua potable o apta para el consumo humano, pues, en medio de la cuarentena, los tanqueros no llegan a proveerles de agua limpia. Estos hechos se agravan con la presencia de personas ajenas a las comunidades que pueden acarrear posibles contagios.

La Federacion de Nacionalidad Awa del Ecuador está organizando ayuda para varias familias Awa, en torno a 100 personas en su mayoría mujeres, que se encuentran fuera del territorio y en situación de alta vulnerabilidad en las ciudades de Cayambe, Otavalo e Ibarra. Otras 700 personas de nacionalidad Chachi están igualmente lejos del territorio y en situación de vulnerabilidad.

"Estas comunidades Chachi, Épera, Afrodescendientes y campesinas asentadas en la provincia de Esmeraldas requieren atención urgente del Estado y de la sociedad ecuatoriana para garantizar los derechos a la salud y alimentación de miles de familias", resalta Bonilla.

Más información:

Las actividades mineras no están de cuarentena en la emergencia sanitaria por el COVID-19

Carta

Para: Presidente de Ecuador, Lenin Moreno

Sr. Presidente Lenin Moreno:

La única garantía de mantener la salud y la vida para las poblaciones que se sitúan en las fronteras de las actividades extractivas es evitar el contagio.

Por lo tanto declaramos a las industrias extractivas una amenaza para la salud de las personas y de la naturaleza. Y exigimos al gobierno ecuatoriano:

1.-Destinar los fondos del estado y de préstamos para solventar la emergencia sanitaria privilegiando las necesidades de los más vulnerables y no a las empresas y a los más ricos

2.- Exigir de las empresas extractivas que respeten las medidas de autoprotección que los gobiernos de los pueblos indígenas han dictaminado para sus territorios.

3.- Respetar el planteamiento de los pueblos indígenas, afroecuatorianos y campesinos que en estos momentos de máxima vulnerabilidad por la pandemia del COVID 19, demandan la salida urgente de las empresas mineras, petroleras y madereras de los territorios. Estas han ingresado a las comunidades apoyadas por el gobierno en su afán extractivista.

4.- Aplicar los principios de equidad, justicia y responsabilidad con pleno respeto a la interculturalidad y diversidad de los pueblos en coordinación con los gobiernos indígenas.

5.- Nos sumamos a la voz de alarma mundial: la devastación de los territorios y de la naturaleza debe parar ya

Atentamente,

Noti­cias y actuali­zaciones
10.775 participantes

Con tu ayuda al­can­za­mos las 50.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente