Solidaridad con el movimiento indígena de Ecuador

Protestas en Quito, Octubre 2019 Día posterior a la firma del acuerdo entre el gobierno y el movimiento indígena del Ecuador liderado por CONAIE (© shutterstock.com)

El reciente levantamiento contra las medidas de ajuste del FMI en Ecuador acabó con al menos once personas fallecidas, más de mil detenidas y más de mil heridas. Las protestas terminaron con la derogación del decreto que hizo saltar la chispa y el inicio de diálogo con las organizaciones indígenas. Petición para firmar en solidaridad.

Petición

Para: Presidente de Ecuador Lenin Moreno

Pedimos al gobierno del Ecuador garantía de los derechos humanos en todo momento, liberación de los presos y respeto a las negociaciones.

Leer la carta

Esta es una petición para expresar solidaridad. A pesar de protestar contra la eliminación del subsidio al combustible, vigente en el Ecuador desde la década de los años 70 - y es este punto el que encendió la chispa de las protestas- los pueblos indígenas del Ecuador defienden la vida y la naturaleza en sus territorios y se oponen al extractivismo petrolero, minero y agronegocios en manos de multinacionales y empresas nacionales.

Las medidas impuestas por el FMI dejaron una vez más expuestas las contradicciones del modelo económico destructor de la naturaleza, injusto, racista y causante de cambio climático. La explotación recae sobre la población de Ecuador, los territorios indígenas, la naturaleza y el clima y favoreciendo a los ricos y poderosos.

Como manifestó una dirigente indígena de la Amazonía en representación de las mujeres indígenas, Miriam Cisneros "¿Cómo pueden hablar de desarrollo si en los territorios que habitan desde hace cientos de años están siendo explotados y concesionados entregando cada vez más nuevos bloques petroleros?"

La Confederación de Organizaciones Indígenas del Ecuador CONAIE, convocó las protestas en las que no estuvieron solos: junto a otras organizaciones indígenas y campesinas, estudiantes y otros movimiento sociales se mantuvieron en las calles durante doce días en una sola voz. Policías y militares reprimieron y hasta dispararon a manifestantes desarmados aunque la Constitución del Ecuador y el Derecho Internacional garantizan el derecho a la protesta.

Firma la petición al gobierno ecuatoriano expresando solidaridad con el movimiento indígena y exigiendo justicia, diálogo y garantías de cumplimiento de los derechos humanos y la no criminalización ni persecución política de los líderes indígenas.

Y para un análisis más a fondo, sigue leyendo.

Más información

El 12 de octubre, el presidente dispuso el toque de queda y la militarización de Quito

Ante el anuncio de movilizaciones contra sus medidas económicas, el presidente ecuatoriano Lenin Moreno declaró el 3 de octubre el Estado de Excepción en todo el territorio Ecuatoriano durante 60 días. El 7 de octubre trasladó la sede del Gobierno de Quito a Guayaquil por “motivos de seguridad” y el 8 de octubre se declaró el toque de queda en las inmediaciones de zonas estratégicas.

A partir de ese momento tuvo lugar un uso desproporcionado de la fuerza en diferentes puntos del Ecuador y de bombas lacrimógenas como sucedió en contra de grupos de hombres, mujeres, niños y ancianos indígenas que se encontraban pacíficamente, alimentándose y reponiéndose del cansancio de la marcha en un parque cercano a la Asamblea Nacional. Las brigadas médicas atendían a las personas enfermas o heridas mientras las manifestaciones sucedían a un kilometro de ese lugar.

¿Un Ecuador petrolero y minero?

La economía del Ecuador gira en torno a la extracción de petróleo. Este modelo insostenible perpetua la pobreza, la desigualdad, la corrupción y las violaciones de derechos humanos. Uno tras otro, pueblos indígenas y campesinos del Ecuador han decidido y expresado que desean sus territorios libres de extractivismo pues cada vez más proyectos de este tipo se imponen con violencia creciente, reprimiendo la resistencia de las comunidades afectadas a los mismos.

A pesar de ello, eliminar este subsidio a los combustibles perjudica en particular a los más desfavorecidos, mientras se mantienen otros subsidios que benefician a las empresas petroleras, mineras y agronegocios con concesiones, permisos, flexibilización ambiental y laboral, exención de impuestos, infraestructuras y con impunidad frente a delitos y corrupción.

Para la CONAIE, salir a las calles parece único camino para exigir un verdadero desarrollo del país. Miles de manifestantes indígenas caminaron desde el sábado 6 de Octubre desde diversos rincones del Ecuador hacia la capital Quito para exigir la derogación de las medidas económicas del FMI, pues eran ellos los mas afectados con el nuevo precio de los combustibles justificado como medida ambiental.

Mientras, los territorios están viviendo las consecuencias de la presencia de las empresas transnacionales que traen severos problemas.

Otros puntos críticos son las medidas de ajuste laboral y de fomento de las importaciones, beneficios fiscales e impunidad para empresarios y medidas privatizadoras del actual y el anterior gobierno. Al mismo tiempo, el pago del trabajo es insuficiente y la agricultura familiar se encuentra estrangulada por el agronegocio, los hogares empobrecidos, los trabajadores precarizados y faltan de apoyos del Estado para las economías domésticas.

Según la organización Acción Ecológica, con las concesiones, subvenciones y beneficios concedidos a la industria "se margina a los sistemas agroalimentarios sostenibles que alimentan a un 60% de la población ecuatoriana, poniendo en grave riesgo la soberanía alimentaria del país".

Para reducir su deuda y el déficit heredado de gobiernos anteriores como el de Rafael Correa que empezó a endeudarse con China, el gobierno de Lenin Moreno optó por endeudarse con el FMI y otros organismos internacionales entre los que también se encuentra la Unión Europea, a través del Banco Europeo de Inversiones BEI.

Organismos de derechos Humanos y organizaciones sociales

Ante la declaración del Estado de Excepción, las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH, manifestaron ya el 4 de Octubre su preocupación. La CIDH ha expresado en su cuenta de Twitter su “preocupación por el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía”. La ONU cuestionó la justificación del estado de excepción, poniendo en duda que "la situación en Ecuador sea tan extrema como para amenazar la integridad del Estado”.

La Relatora Especial de Pueblos Indigenas manifestó en Twitter su preocupación por la situación de los pueblos indígenas en el contexto de las protestas urgiendo al Gobierno a evitar el uso excesivo de la fuerza, a respetar los derechos humanos y a buscar solución al conflicto a través del diálogo intercultural.

Por su parte, desde Comunicación de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador CONAIE, hacían “un llamado al cese de la violencia por parte de aparato estatal” exigencia que continúa de plena actualidadad a pesar del fin de las protestas.

El subsidio local de los combustibles

En palabras de Acción Ecológica, se puede decir sin dudas, que los subsidios al combustible fomentan una “cultura del automóvil”, y que en los tiempos que corren esta se hace cada día más indeseable. Esta se debe en buena parte al amplio aparato de propaganda de entre otras la industria petrolera, eje de la economía ecuatoriana.

Las industria petrolera se beneficia de la desregulación de las normas ambientales, que va permitiendo la ampliación de la frontera petrolera a áreas protegidas y con valor de conservación, a ecosistemas frágiles, a territorios indígenas y otras estrategias como créditos y exenciones fiscales que les ayudan a reducir costos de sus operaciones o infraestructuras como oleoductos y carreteras que facilitan sus operaciones al tiempo que se consiente la evasión de sus responsabilidades sociales y ambientales. También de los ajustes salariales y laborales de los trabajadores se está beneficiando la industria petrolera nacional ecuatoriana.

El Ecuador cuenta con un amplio registro de experiencias en este sentido, incluido el juicio a la petrolera Chevron Texaco, la cual nunca pagó los daños ambientales incalculables (y aún así cifrados en 9.500 millones de dólares) a los que fue sentenciada y por los que sin embargo fue el gobierno ecuatoriano el que tuvo que terminar pagando a la petrolera 112 millones de dólares.

No es casualidad que el Ecuador haya sido la cuna de la propuesta de “dejar el crudo bajo el suelo”que ha inspirado a comunidades alrededor del mundo para defender sus territorios de proyectos extractivos destructivos.

Más información:

Informe de Verificación sobre derechos humanos durante el Paro Nacional (3 al 13 de octubre de 2019)

Carta

Para: Presidente de Ecuador Lenin Moreno

Estimado Sr. Presidente Lenin Moreno:

Con gran consternación, observamos la vulneración de derechos básicos en su país y la cancelación del Estado de Derecho en los días pasados. En respuesta a varios llamamientos nos solidarizamos con las demandas del movimiento indígena y social para:

- Repudiar la violencia desproporcionada ejecutada por su gobierno durante el estado de excepción y la militarización que llevó a cabo.

- Investigue a fondo y sancione el abuso de los aparatos represivos del Estado.

-Mantenga la suspensión el Paquetazo impuesto por el FMI en tanto en cuanto vulnera los derechos humanos y derechos específicos de los pueblos indígenas en los términos pactados con las organizaciones indígenas, los cuales deben ser respetados en todo momento.

- Cancele las concesiones a las industrias minera, petrolera y agronegocios en territorios indígenas, campesinos y de valor de conservación.

- Abra y mantenga sin demora un diálogo real amplio y plural acerca de las implicaciones profundas de las medidas económicas que han levantado las protestas en su país.

-Libere a las personas injustamente detenidas durante las protestas.

-No persiga, no criminalice, a los dirigentes indígenas y respete a rajatabla los derechos humanos.

-No ceda a presiones del FMI para aplicar nuevas políticas de austeridad en el país. Vele por la dignidad y la soberanía de la nación.

-Abra proyectos participativos que beneficien al Ecuador y a sus comunidades.

-Garantice el bienestar humano en estrecha armonía con la Naturaleza, tal y como lo establece la Constitución.

-Posibilite y cumpla con los acuerdos alcanzados con la dirigencia indígena de CONAIE.

Demandamos además a las autoridades de la Unión Europea que demanden del gobierno ecuatoriano la garantía de los Derechos Humanos en todo momento y del FMI que respete los acuerdos tomados.

Atentamente,

Información breve sobre el tema Indígena

Por Ollantay Itzamná

Desde 1994, año en el que las Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 9 de agosto como el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, en diferentes lugares del mundo se conmemora esta fecha con diversas actividades folclóricas. Como en otras fechas, dichas actividades están preñadas de racismo inocente, mistificaciones románticas, y muy pocas veces expresan el sueño emancipatorio de indígenas como pueblos.

En países como Honduras, Guatemala u otros que se encuentran anclados en la zaga de la historia, a las y los indígenas se los denomina todavía como etnias o tribus. Esto, cuando las instituciones y la sociedad mestiza se encuentran de buen humor. Cuando no, pues, de vagos, sucios, ignorantes no los bajan. Aunque se visten, comen y estudian gracias al arduo trabajo invisibilizado de las y los vagos. O cosechan dólares y euros de la cooperación internacional o del turismo vendiendo los aún insondables conocimientos y aportes culturales de los ignorantes.

 

Los conceptos de etnia, tribu, clan, etc., acuñados por la socioantropología dominante occidental con la finalidad de afianzar la superioridad del blanco y el supuesto atraso de los indios, son altamente racistas porque asumen a las y los indígenas como piezas de museo o costales de huesos de antaño. El Convenio 169° de la Organización Internacional del Trabajo (1987) contiene aún este enfoque.

 

Producto de la resistencia indígena ante la colonización, las repúblicas y la neocolonización, las Naciones Unidas, en la década de los 90 del pasado siglo, consensuó el concepto de pueblo (comunidades con historias vivas) para referirse a las y los indígenas (originarios) en el mundo. Y la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007) contiene esta orientación ideológica, y afianza el derecho a la autodeterminación de indígenas como pueblos. Éste es el sentido genuino de la celebración del Día Internacional de Pueblos Indígenas.

 

Para ser pueblo indígena no es suficiente con compartir historia, idioma, espiritualidad, cultura y consanguinidad común. Ante todo, es necesario cohabitar en territorios ocupados por los ancestros desde antes de la colonia. Es decir, la condición básica para ser pueblo indígena es su sentido de pertenencia histórica a la tierra y territorio (modo de interactuar con la comunidad cósmica). Se es pueblo indígena, no sólo porque se comparte una tradición, sino porque se cohabita e interactúa en y con un territorio ancestral. De este sentido de pertenencia ancestral a la Tierra nacen las identidades indígenas. Por tanto, no cualquier comunidad cultural u organización campesina puede ser asumida como pueblo indígena.

 

La autoafirmación de indígenas como pueblo trastoca todos los enfoques históricos que abordaron de forma inconclusa la problemática del indio. En la colonia, desde un enfoque de la antropología creacionista, se debatió la condición humana del indígena. Teóricamente se asumió que las y los indígenas somos humanos (conde derecho al Bautismo), pero el sistema colonial cristiano nos aniquiló como a no humanos. En la etapa republicana, desde un enfoque económico, se debatió que el régimen de la distribución y propiedad de la tierra era el meollo del problema del indio, pero los republicanos (liberales y conservadores) afianzaron el régimen del gamonalismo y la servidumbre indígena como combustible para mover los engranajes del sistema republicano. El mayor esfuerzo que hizo la República para con el indio (al no poder aniquilarlo) fue asimilarlo mediante los procesos de mestizaje, pero incluso en esto se aplazó.

 

Y así llegamos al siglo XXI, y la acelerada emergencia de diferentes sujetos colectivos indígenas que diluyen los moldes teóricos occidentales de comprensión y explicación de la realidad indígena. La cuestión indígena, hoy asumida ya no como un factor étnico, sino como una categoría sociopolítica, sacude incluso el sustento teórico del Estado nación y su democracia representativa. Los actuales procesos impulsados por los pueblos indígenas en Los Andes es una evidencia de ello.

 

El problema del indio no es sólo problema de tenencia de tierra, de educación o de asistencia humanitaria. El problema indígena es, ante todo, el racismo institucionalizado (edulcorado de paternalismo romántico) que trata a las y los indígenas como no sujetos o “ciudadanos” menores de edad en un Estado nación monocultural (ladinocéntrico) Además, nuestro problema está en que las y los indígenas hemos asumido la condición de indio (sumiso, conformista, miedoso, etc.), que el sistema nos ha configurado en el alma, como una realidad natural, y como el único modo de sobrevivencia. Si no levantamos la cabeza, no podremos ni ver, ni soñar con promisorios horizontes que nos depara nuestra emancipación pendiente.

 

Para romper este lesivo modo de vida, las y los indígenas debemos asumir nuestro derecho a la autodeterminación ya no como una opción, sino como una obligación existencial. No estamos condenados a sobrevivir eternamente como clandestinos sobre nuestra Madre Tierra. No estamos condenados a servir de combustible al Estado nación que jamás existió para nosotros. No fuimos hechos necesariamente para ser cristianos despojados. Nuestro Sur no es el ser mestizos. Devolvamos las tarjetas de identidad a los estados excluyentes y las biblias a las iglesias, y exijamos a que nos devuelvan nuestras tierras y territorios para concertar estados plurinacionales y sociedades interculturales.

Fuente Alainet

9.062

Con tu ayuda al­can­za­mos las 50.000:

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente