En Canadá talan árboles de 500 años: ¡protejan los bosques!

Oso negro (Ursus americanus) trepa a un árbol gigante en la isla de Vancouver, Canadá Un oso negro trepa a un árbol (© TJ Watt - Ancient Forest Alliance) Tala de bosque costero en la isla de Vancouver en Columbia Británica, Canadá El hombre sobre el tronco sirve como referencia del tamaño de los árboles (© TJ Watt - Ancient Forest Alliance) Árbol talado en el bosque costero de la isla de Vancouver, Columbia Británica, Canadá Árbol caído en el bosque costero de la isla de Vancouver (© TJ Watt - Ancient Forest Alliance)

Los bosques del oeste de Canadá forman uno de los ecosistemas más raros de la tierra. En la isla de Vancouver ya han talado el 90 por ciento de los árboles ancestrales. Por favor, pide al gobierno de Columbia Británica que detenga inmediatamente la destrucción de la naturaleza y que proteja los bosques.

Carta

Para: Primer Ministro de Columbia Británica John Horgan; Ministro de Bosques Doug Donaldson

Los bosques de Columbia Británica en Canadá están en peligro. Por favor, detengan la tala de los árboles ancestrales y protejan los bosques.

Leer la carta

Canadá sugiere idílicas imágenes de bosques maravillosos, lagos prístinos y montañas cubiertas de nieve. Difícil imaginar que esos paisajes están amenazados. Pero precisamente los bosques más vírgenes del país están en peligro. A razón de metros cuadrados por segundo, más de 10.000 has por año -tan rápido se destruyen los bosques de la isla de Vancouver, los bosques costeros más peculiares de las latitudes templadas.

Hasta los abetos Douglas y Sitka más grandes y los árboles gigantes de la vida, de hasta 80 mt de alto caen víctima de las motosierras. Complejos cosistemas resultan dañados.

Salmones, lobos y osos pierden su hábitat. La población de mérgulos jaspeados, una especie de ave acuática oriunda del Pacífico norte ha decaído.

“Cuando se talan estos árboles gigantes, desaparecen para siempre”, dice Jens Wieting de la organización ambiental Sierra Club BC. Los árboles que plantan en sustitución son para talar ya al cabo de pocos años, de tal forma que la diversidad natural no se regenera en ningún caso como era. Suma además los efectos negativos del cambio climático.

En 2014 se publicaron imágenes del árbol solitario Doug („Big lonely Doug“), un enorme abeto de Douglas que quedó aislado cual monumento en medio de un área completamente talada, poniendo de manifiesto la dimensión de la destrucción.

En el bosque Great Bear (Gran Oso), al norte de la isla de Vancouver, se ve que la conservación de grandes áreas de bosque es posible. En 2016, se pusieron bajo protección más de 3 millones de has de bosques. Los pueblos indígenas canadienses tienen un rol decisivo.

Por favor, pide al gobierno provincial de Columbia Británica que detenga inmediatamente la destrucción de los bosques costeros y la tala de árboles ancestrales. Los bosques no deben sacrificarse por los intereses económicos.

Más información

Los bosques de Canadá cubren más de 347 millones de hectáreas de tierras. Sólo Rusia y Brasil tienen bosques más grandes.

Sólo el 6,9 por ciento de los bosques de Canadá están protegidos, entre ellos, 0,1 por ciento como “reservas estrictamente naturales”.

Los bosques costeros de las latitudes templadas cubren menos del uno por ciento de la superficie de la Tierra. Pueden ahorrar más de 1.000 toneladas de carbono por hectárea, una cifra record.

Normalmente se consideran “bosques ancestrales” aquellos que son más antiguos de 250 años o que nunca han sido utilizados por la industria y por eso presentan muchos rasgos del bosque virgen, especialmente la diversidad estructural.

Isla de Vancouver es un centro neurálgico de la destrucción de los bosques

La isla de Vancouver es un componente fundamental de las grandes áreas de bosques de las latitudes templadas que se extienden varios cientos de quilómetros desde el bosque Great Bear hasta el Parque Nacional Olimpico en los Estados Unidos.

Según un estudio del Sierra Club BC casi la mitad de las áreas de bosque originales de la isla de Vancouver están tan dañadas que las plantas y animales típicos de la región están en peligro. El bosque virgen se ha reducido en un 30 por ciento. De algunos ecosistemas sólo queda menos de un uno por ciento -a pesar de ello, muchos no están protegidos. Junto a la tala causan la disminución de los bosques las sequías, tormentas, plagas de insectos, cada vez más incendios como consecuencia del cambio climático.

Las exportaciones de madera de Canadá crecen

En 2016, Canadá exportó madera y productos de madera por valor de 34,4 mil millones de dólares canadienses, 23,8 mil millones representaron el comercio con Estados Unidos, 4,8 mil millones de China y 1,4 mil millones con Japón.

Entre 2015 y 2016 las exportaciones de madera de Canadá aumentaron un 5,3 porciento. Las exportaciones de madera de coníferas crecieron un 17 por ciento, la exportación de madera de construcción en un 21,6 por ciento. Columbia Británica exporta cada vez más madera en bruto sin procesar.

El noventa y tres por ciento de los bosques de Canadá son de propiedad pública. Un 77 por ciento están bajo jurisdicción de las diferentes provincias y territorios que componen el país, que tienen competencia sobre los bosques. Un 16 por ciento pertenecen al gobierno federal. El resto está en manos de unos 450.000 propietarios privados. Una cantidad cada vez mayor de bosques se reconocen como territorios de los pueblos indígenas.

El pasado verano de este año 2017, el gobierno provincial afín a la industria dio paso tras las elecciones a un nuevo gobierno que promete proteger el medio ambiente.

Más información sobre los bosques de Canadá

Árboles gigantes de Canadá cerca de extinguirse por explotación forestal

Veinticinco organizaciones ambientales internacionales hacen un llamamiento urgente a la acción por los bosques de la isla de Vancouver y las comunidades (en inglés: Twenty-five international environmental organizations call for urgent action for Vancouver Island’s rainforest and communities )

Contador de los bosques ancestrales que se destruyen en Canadá desde que comenzaron las talas

Deforestación en Canadá: nueva Amazonía del Norte

La impresionante riqueza forestal de Canadá

Carta

Para: Primer Ministro de Columbia Británica John Horgan; Ministro de Bosques Doug Donaldson

Estimado Primer Ministro John Horgan,
Estimado Ministro de Bosques Doug Donaldson:

Los bosques costeros de Columbia Británica caracterizan la imagen de Canadá en el mundo. Los bosques vírgenes con sus árboles de 80 metros de alto son uno de los ecosistemas más peculiares de la Tierra y atraen a turistas y amantes de la naturaleza.

Pero los bosques están en grave peligro. Más de 3 metros cuadrados por segundo, más de 10.000 hectáreas al año -así de rápido se destruyen en la isla de Vancouver, donde ya ha caído el 90 por ciento de los árboles gigantes.

Por favor, no permitan que los bosques costeros y demás áreas de bosques vírgenes desaparezcan para siempre.

Por favor, dicten una orden para detener las talas y para que se puedan conservar los bosques intactos en puntos calientes como el bosque Central Walbran y otras áreas de gran valor en la isla de Vancouver y en el continente.

Por favor, promulgue tan pronto como sea posible una ley de bosques ancestrales para Columbia Británica, que contemple la experiencia de protección del bosque Great Bear. Ponga bajo protección las grandes áreas de bosque.

Respete los derechos de los Pueblos originarios. Hagan un esfuerzo para proteger los bosques, ríos y lagos y para desarrollar fuentes de ingreso alternativas al sector forestal.

La conservación de los bosques de Columbia Británica también en el sur del bosque de Great Bear sería un hito de la política ambiental que logrará admiración mundial.

Atentamente,

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

174.661

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente