Sangran los árboles

Madera de palisandro talada ilegalmente en Madagascar Palisandro y ébano se talan ilegalmente en varios países de África como Nigeria (© CC BY-SA 3.0)

Teñidos de rojo -como si sangraran- apilan al borde de la carretera los troncos de palisandro. “Si no actuamos deprisa, se perderán los bosques”, advierte la ecologista Hazel Chapman. Hasta el Parque Nacional Gashaka Gumti está amenazado. Por favor, pida a la Ministra de Medio Ambiente de Nigeria que prohíba las exportaciones.

Carta

Para: Ministra de Medio Ambiente de Nigeria, Sra. Amina J. Mohammed

En el estado nigeriano de Taraba los madereros talan los árboles de palisandro a un ritmo exorbitante. Por favor, detenga inmediatamente las exportaciones.

Leer la carta

A un ritmo exorbitante, los madereros talan en el estado nigeriano de Taraba madera de palisandro que se vende en China. Se adentran cada vez más en los bosques. Los árboles que caen en lo alto de las colinas ruedan por la pendiente hacia abajo. “Destruyen lo que crece allá”, informa Hazel Chapman: “y sólo quedan desiertos pelados”. Las empresas no toman en cuenta que este palo rosa africano (Pterocarpus erinaceus) está protegido ni que por lo tanto está prohibida su tala.

El palisandro juega un papel central en el ecosistema de sabana próximo al Sahel. Los bosques ofrecen un hábitat a chipances y cercopitecos. Es posible observar una gran cantidad de mariposas y aves. La población obtiene de los bosques diversos productos de la naturaleza como medicinas, tintes, alimentos para ellos y los animales.

Por el contrario, los madereros arrasan avariciosamente con todo lo que encuentran. El ambiente es similar al de la época de la fiebre del oro. El destino de la madera es el lejano oriente. Las exportaciones de palisandro y ébano a China procedentes de Africa occidental aumentaron un 700 por ciento entre 2010 y 2014. Sólo en la primera mitad de 2016 ganaron los comerciantes de madera 216 millones de dólares.

El estado nigeriano de Taraba pretende evitar la destrucción ambiental, pero no cuenta con los medios suficientes. Taraba no es una excepción: los madereros dejan su rastro de desertificación en toda Nigeria. En el estado de Plateau, una empresa china obtuvo permiso para talar madera en un área protegida.

Por favor, pida a la Ministra de Medio Ambiente Amina J. Mohammed que prohíba las exportaciones de palisandro.

Más información

La ecologista Hazel Chapman dirige en el límite de la reserva forestal Ngel Nyaki el Proyecto Nigeriano de Bosque Montano (Nigerian Montane Forest Project), cuya exhaustiva presentación se puede ver en este video.

En países de África occidental - Guinea, Ghana, Gambia y Senegal – la naturaleza sufre la carrera en busca de palisandro y ébano. Si las exportaciones por tierra se dificultan por tierra, la madera será transportada en camión a través de las fronteras a los países vecinos y transportada por barco.

Más información:

Artículo en inglés sobre las amenazas e importancia de los bosques montanos de Nigeria.

Sobre el ahora amenazado Parque Nacional Gashaka Gumti

La demanda de madera de palisandro en China dispara el comercio ilegal en Nigeria y otros países de África occidental

La comunidad de Plateau reclama que una empresa china tala la reserva de Pandam

Operaciones de INTERPOL apuntan a comercio ilegal de madera en África y las Américas

Carta

Para: Ministra de Medio Ambiente de Nigeria, Sra. Amina J. Mohammed

Estimada Ministra Amina J. Mohammed:

En el estado de Taraba, los madereros ilegales talan la madera de palisandro a gran velocidad, para venderlo a China. También en otros estados se destruyen valiosos bosques.

El palisandro juega un rol central en el ecosistema de sabana. La especie está protegida. Está prohibido talar estos árboles. Los madereros no hacen caso de prohibiciones y leyes.

Los ambientalistas locales avisan: incluso el Parque Nacional Gashaka Gumti está amenazado. Si no se detiene a los madereros, el bosque se perderá para siempre.

Por favor, prohíba las exportaciones de palisandro de Nigeria y refuerce las prohibiciones ya existentes. Trabaje también para que los países vecinos prohíban igualmente las exportaciones.

Atentamente,

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

140.478

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente