Makatea ¡El Arca de Noé del Pacífico en peligro!

La dúcula de las Sociedad (Ducula aurorae) contempla el atolón de Makatea La dúcula de las Sociedad es un ave endémico del atolón de Makatea, en la Polinesia francesa (© Fred Jacq + Bleu lagon productions - Montage : S. Harmat RdR)

El atolón de Makatea en la Polinesia francesa es un paraíso natural realmente único. Una empresa australiana pretende extraer fosfato de la pequeña isla situada en medio del pacífico -para producir fertilizantes. Por favor, apoya a los habitantes de Makatea a evitar la catástrofe. Firma la petición.

Carta

Para: Ministra de Medio Ambiente Ségolène Royal y Presidente de la Polinesia francesa, Edouard Fritch

El tesoro natural del atolón de Makatea en el Pacífico no debe ser sacrificado para producir fertilizantes.

Leer la carta

Hace millones de años se elevó en el Pacífico sur el atolón de Makatea de las entrañas de la tierra. Elevados acantilados de piedra caliza blanca rodean la isla de 28 kilómetros cuadrados. Alberga ecosistemas aún intactos con vegetación singular. Especies amenazadas como la dúcula de las Sociedad, que sólo sobrevive en Makatea encuentran allí su último refugio.

El documentalista francés Michel Huet (ver versión corta y larga de su video) considera a Makatea como el Arca de Noé de la Polinesia francesa. Pues mientras la mayoría de los atolones de Polinesia pronto habrán quedado sumergidos víctima del cambio climático y de la subida del nivel del mar, esta isla sobresale más de cien metros del Pacífico. Los ecosistemas que se encuentran en Makatea junto con sus plantas y animales están protegidos de las aguas.

En Makatea es otro el peligro: inversores australianos quieren extraer fosfato de las islas. El fosfato sirve como fertilizante para la agricultura – es un negocio millonario. Los inversores presionan. Quieren comenzar en 2017. Políticos de Papeete, en Tahití, la capital de la Polinesia francesa deciden sobre la licencia minera -sin haberse hecho una composición de lugar de la situación exacta

Los habitantes de Makatea tienen pocos ingresos. Viven de aquello que la isla tiene para ofrecer. Pero saben que el futuro no reside, en dejar explotar la isla por parte de la industria. Algunas organizaciones locales les están ayudando a denunciar la inminente destrucción. En común hacen un llamamiento a las instituciones de Polinesia y de Francia para que rechacen el permiso minero de la empresa australiana SAS Avenir Makatea Pty Ltd.

Por favor, firme la petición.

Más información

El francés Michel Huet ha rodado un documental de 25 minutos sobre el atolón de Makatea que puede verse en su versión corta (4 minutos) o larga.

La isla Makatea es un atolón elevado, es decir, que tras la formación de un arrecife de coral quedó elevado por encima de la superficie marina. Se encuentra en el archipiélago de Tuamotu-Gambier, un grupo de islas del Pacífico sur que pertenece a la Polinesia francesa. En total, 78 atolones de diferente tamaño pertenecen a este grupo de atolones de coral, que es el más grande del mundo. Makatea es el único del grupo que se ha elevado. Las demás islas, a excepción de las islas Gambier, son planas y se levantan unos pocos metros por encima del nivel del mar.

Los depósitos de fosfato son acumulaciones de plancton marino y guano de millones de aves marinas acumulado a lo largo del tiempo. Entre 1911 y 1966 ya se extrajeron fosfatos en partes de la isla para la industria de los fertilizantes.

De la dúcula de las (islas) Sociedad (Ducula aurorae) existen hoy día según datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas sólo unos 1.200 ejemplares sólo en Makatea. Está clasificada como especie amenazada de extinción. Otras poblaciones anteriores de la especie en Tahití se dan por extinguidas. Estas aves viven en bosques espesos y se alimentan de los frutos. La mayor amenaza para la especie la constituye el posible reinicio de la extracción de fosfatos de la isla y el proyecto relacionado de construir una pista de aterrizaje para aviones, según la Lista Roja.

Más información:

Artículo Un «hot spot» de la biodiversité de Polynésie française menacé par des projets miniers: L’atoll soulevé de Makatea

Artículo LE PATRIMOINE NATUREL

Ducula aurorae en la Lista Roja http://www.iucnredlist.org/details/22691668/0

Carta

Para: Ministra de Medio Ambiente Ségolène Royal y Presidente de la Polinesia francesa, Edouard Fritch

Estimado Sr. Presidente, estimada Sra. Ministra :

Pedimos que asegure el futuro inmediato y a largo plazo del atolón de Makatea en el archipiélago de Tuamotu.

Makatea es una herencia geológica de valor incalculable. El atolón surgido del mar por la acción de la tectónica planetaria ha resistido durante millones de años a huracanes y a las subidas del nivel del mar durante los períodos calurosos de la historia de la tierra. En la actualidad, el calentamiento global fortalece estos procesos.

Makatea asegura la conservación de una flora y fauna de la que carecen muchas otras áreas del Pacífico En otras palabras, Makatea es un Arca de Noe de la Polinesia francesa.

Las personas que bien en el atolón obtienen beneficios de la selva ancestral, habitada por plantas y animales endémicos. Les abastece de alimentos y agua dulce. Practican además agricultura totalmente biológica así como apicultura. Todo ello es único en el archipiélago de Tuamotu.

Hoy está Makatea en grave peligro. La empresa „SAS Avenir Makatea" planifica explotar los depósitos de fosfato. Detrás de este nombre francés se esconde una empresa australiana de fosfatos. Su meta es poner un pie en Makatea para aparentemente sanear un agujero de 30 metros de profundidad.

Tras este primer paso en Makate se esconde la intención de llevar a cabo minería en la parte no habitada de la isla. Allí existe un codiciado tesoro en forma de fosfato. En su solicitud para obtener la licencia minera la empresa ha presentado a Makatea como una roca deshabitada y sin vida, quemada por el sol. Esto no es en absoluto verdad.

Francia es un país, cuyo territorio está distribuído por todo el mundo. Tiene la obligación de conservar y mejorar la herencia natural y cultural de sus territorios de ultramar.

Los habitantes de Makatea quieren ganarse la vida con proyectos propios, como por ejemplo la agricultura o el turismo. Saben que no tienen futuro si se destruye la isla. Junto con las organizaciones Fatu Fenua no Makatea y Rupe no Makatea les pedimos a las autoridades de la Polinesia y de Francia que rechacen la autorización a SAS Avenir Makatea.

Atentamente,

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 200.000:

156.846

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente