Detener el boom de la palma aceitera en Perú

Perezoso en un área deforestada en Perú Adiós a la selva (© Julio Juan Morel Morales)

Las Naciones Unidas (ONU) fomentan en Perú la producción de palma aceitera, cacao y café con 100 millones de dólares. Para acabar con el cultivo de coca, trajeron inversores al país que habrían talado grandes superficies de selva amazónica. Incluso empleados de la ONU se habrían beneficiado del negocio de los monocultivos.

Carta

Para: ONU; Gobierno de Perú

Las Naciones Unidas deben tomar todas las medidas necesarias para detener sin demora la tala de selvas para el cultivo de palma aceitera y cacao

Leer la carta

“Bajo la sombra de las Naciones Unidas hay muchos delincuentes. Funcionarios de las Naciones Unidas que vinieron a trabajar aquí no cumplieron con su objetivo, vinieron a sacar provecho y lucro personal a costa de nosotros” testimonia un campesino para el reportaje de TV alemán “¿Dinero de los contribuyentes para la mafia de la cocaina?" (en alemán „Steuergelder für die Kokain-Mafia?“).

Junto con el periodista Wilfried Huismann, Salva la Selva/Rettet den Regenwald investigó acusaciones sobre deforestación en Perú. Estarían relacionadas con un programa de desarrollo de la ONU que anima a los campesinos a plantar palma aceitera, cacao o café para el mercado global, en lugar de coca para la mafia de las drogas. Los campesinos se quejan de precios demasiado bajos, determinados por los compradores.

Casi 100 mill de dólares invirtió la Oficina de la ONU para las Drogas y el Delito ONUDD en el proyecto. Los campesinos se asociaron en cooperativas y en empresas procesadoras y molinos de aceite de palma. A pesar de la cuantiosa suma, que incluye algunos millones de la UE, Perú ha alcanzado junto a Colombia al puesto de mayor productor de coca del mundo. En lugar de haberse reducido el cultivo de coca, se talan más bosques para el cultivo de la coca y monocultivos industriales.

La ONU trajo inversores al Perú como asesores. El estadounidense Dennis Melka creó empresas para establecer 100.000 has de palma aceitera y cacao en el país. Unas 15.000 has de selvas habría transformado ya el grupo de Melka en plantaciones.

Empleados del proyecto de la ONU parecen estar trabajando actualmente para Melka, informa Die Zeit. Sus informaciones privilegiadas y contactos jugarían un rol central en sus proyectos.

La ONU mantiene silencio, la administración peruana estaría abrumada.

Por favor, firma la petición.

Más información

El inversor estadounidense Dennis Melka llegó al Perú con un contrato como consultor de las Naciones Unidas, para asesorar el programa de desarrollo, informa Die Zeit. En Sarawak en Borneo ya había creado y asentado la empresa palmicultora Asian Plantations.

En 2011, Melka y su socio Bill Randall explicaron en un medio de comunicación que se querían expandir hacia Latinoamérica. El Fondo de Agricultura del Pacífico quería invertir 50 millones de dólares en plantaciones de palma aceitera en el Perú, donde el programa de la ONUDD apoyaba a cultivadores de coca a llevar a cabo el cambio, según Randall. Y Dennis Melka aclaraba que la palma aceitera después de la coca sería la segunda materia prima agrícola más rentable del mundo.

Al peridico de economía The Edge, de Singapur, declaró Melka que con su empresa United Cacao SEZC repetiría el modelo de plantaciones del sudeste asiático en Perú. En Perú habría recibido gran apoyo de parte de la ONU. La ONU tendría mucha gente trabajando localmente para convencer a quienes plantan coca de que sustituyan el cultivo por el de cacao, escribe The Edge: “Nos hemos sentado con personas de la ONU y nos han explicado todo”, dice Melka.

Al menos seis ex trabajadores de las Naciones Unidas podrían estar trabajando para Melka. El que era director de proyecto, Alfredo Rivera, es ahora el manager del inversor norteamericano. Ya trabajaba para Melka cuando todavía recibía un sueldo de la ONU, informa el reportaje de TV “¿Dinero de los contribuyentes para la mafia de la cocaina?- Trabajadores de la ONU bajo sospecha”, emitido por el canal alemán WDR.

También el director técnico durante varios años del programa de desarrollo alternativo de la ONU, el alemán Hans Jochen Wiese estaría envuelto en dudosas maniobras y habría ayudado a Melka, siempre según el reportaje de WDR.

Entretanto, el grupo Melka ha establecido 12.200 hectáreas de plantaciones industriales de palma aceitera y 2.126 hectáreas de monocultivos de cacao en la selva, como constatan investigadores norteamericanos con la ayuda de fotos satelitales. En el lugar de Tamshiyacu en el Amazonas se ha establecido según Melka la plantación de cacao más grande del mundo. El conglomerado de sociedades United Cacao SEZC con sede en las islas Caimán fue listado en la bolsa de Londres a finales de 2014.

De las ocupaciones de tierras y deforestación se sienten afectados también los indígenas Shipibo de la comunidad de Santa Clara de Uchunya en Ucayali. Los pobladores ancestrales se quejan de que su territorio ancestral de selva habría sido ocupado y talado por la empresa Firma Plantaciones de Pucallpa SAC, una empresa del grupo de Melka. La palma aceitera sustituyó a la selva tropical en 6.464 hectáreas.

La ONU mantiene silencio hasta ahora acerca de las acusaciones y ha rechazado solicitudes de entrevistas. Las informaciones se estarían tomando muy en serio y habrían iniciado investigaciones internas, se contesta por escrito al periodista Wilfried Huismann. Una cosa es segura: los problemas son sabidos por la ONU desde hace años. Consecuencias no ha habido y los problemas causados y los daños infringidos no han sido eliminados.

El antiguo director de proyecto, el alemán Hans Jochen Wiese, trabaja entretanto para ONUDD en Myanmar. Allí debe combatir el cultivo de amapola con plantaciones de café para el mercado mundial.

También el gobierno alemán debe actuar. No sólo financia el programa de desarrollo de las Naciones Unidas, también ha firmado con Perú un acuerdo internacional para la protección de las selvas tropicales. Millones de euros deberían invertirse en la cooperación para la conservación de los bosques en el país sudamericano.

Estudios y artículos de prensa

- Die Zeit: Perú: El rey en el país de la coca, traducción del artículo original en alemán Peru: Der König im Kokaland

- Bloomberg: Asian Agri Funds schaut auf peruanisches Palmöl, da in Malaysia das Land ausgeht

- The Edge Singapur: United Cacao wiederholt das südostasiatische Plantagenmodell in Peru, sagt der CEO Melka

TV

- Reportaje canal WDR-„Steuergelder für die Kokain-Mafia? - UNO Mitarbeiter unter Verdacht" y Avance del 7.9.2016

Página web del proyecto de monitoreo de la amazonía andina (MAAP) sobre la deforestación para el cultivo de palma aceitera y plantaciones de cacao:

- Palma aceitera a gran escala causa deforestación de bosques primarios en la amazonía peruana

- Confirmando deforestación a gran escala en la Amazonía peruana

- Deforestación a gran escala para cacao y palma aceitera en Tamshiyacu, Peru

Carta

Para: ONU; Gobierno de Perú

Estimadas Sras. y Sres.

El programa de desarrollo alternativo de la ONU contra el cultivo de coca en Perú está aparentemente fuera de control. Empleados del proyecto se habrían lucrado a costas de campesinos tal y como muestra el reportaje del canal WDR de la TV alemana “¿Dinero de los contribuyentes para la mafia de la cocaina? (en alemán „Steuergelder für die Kokain-Mafia?“) y el artículo en el periódico Die Zeit “El rey en el país de la coca.

Existen además indicios de que los molinos de aceite de palma financiados con medios de la ONU podrían estarse utilizando para lavar dinero de fuentes ilegales.

Además, el programa estaría fomentando la tala de selvas en Perú. El inversor norteamericano Dennis Melka que las Naciones Unidas trajeron al Perú como asesor, planifica establecer 100.000 hectáreas de plantaciones de palma aceitera y cacao.

Antiguos trabajadores con cargos directivos del programa de la ONU trabajarían al parecer para Melka. Con sus informaciones privilegiadas y contactos estarían ayudando al inversor a conseguir las superficies de selvas. En 15.000 hectáreas de selvas ya se expanden según datos científicos los monocultivos industriales del grupo de empresas de Melka.

Es muy preocupante que se eleven tales acusaciones contra trabajadores del Programa de la ONU para las Drogas y el Delito ONUDD, cuya tarea es e realidad combatir el tráfico de drogas, el lavado de dinero, la corrupción y el crimen organizado.

Por favor, tomen todas las medidas necesarias para detener sin demora la tala de selvas para el cultivo de palma aceitera y cacao. Ayuden al Perú a investigar los casos, a perseguirlos judicialmente y a remediar los daños causados.

Atentamente,

Firma la petición

Con tu ayuda al­can­za­mos las 150.000:

109.505

Sus datos sólo se utilizan en el marco de nuestras campañas. Sus datos no se entregan a terceros. Le informaremos sobre futuras campañas.

Actividad Reciente