Repítale a Ikea que las velas de aceite de palma destruyen la selva

Ikea vende grandes cantidades de velas de aceite de palma. Desde la anterior acción de protesta que sobre este tema organizó Salva la Selva en febrero, Ikea ha tomado plena conciencia de que la producción de aceite de palma está destrozando el medio ambiente, seres humanos y el clima. Sin embargo, la tienda de muebles y decoración se sigue aferrando con manos y dientes al aceite de palma. La empresa se respalda en su argumento con el sello de certificación de la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible RSPO, el cual a su vez pretende justificar la sostenibilidad de la producción de aceite de palma. Pero hace tiempo que está claro de para lo que sirve la certificación RSPO es para el „lavado verde“. No evita los problemas. Y en Ikea continúa la venta de productos de aceite de palma, y nuestra protesta de acción pasa a la segunda fase. ¡Participa una vez más!

Las velas de Ikea tienen nombres biensonantes, como Fenomen, Florera, Glimma, Jubla, Norreskog, Snövita, Tindra y Väghult. Pero la materia prima con la que están hechas está que arde: contienen aceite de palma, para cuya producción se talan y queman diariamente las selvas tropicales. Ya en febrero, Salva la Selva comenzó la acción ¿Querrá IKEA ver la luz? Dejen de vender velas de aceite de palma”. Ikea confirmó a nuestra organización, que utiliza anualmente 40.000 toneladas de palma de aceite, de las que 32.000 se utilizan para la fabricación de velas, y las restantes 8.000 para otros productos como por ejemplo, galletas.

En total, 28.000 personas participaron en nuestra acción de protesta que distribuimos en diferentes idiomas. Las firmas se entregaron el 16 de abril de 2010 y además Salva la Selva tuvo una reunión y varias conversaciones con Ikea. La empresa conoce desde entonces los graves problemas que causa la producción del aceite de palma, así como los efectos nulos del sello certificador RSPO (de la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible). Después de medio año, nos acaban de informar acerca de sus futuros planes. Ikea se sigue aferrando al barato aceite tropical y aclara que sólo utilizará aceite de palma „sostenible“. Desde diciembre, la totalidad del aceite de palma que utilicen estará acreditado con el sello de la industria RSPO.

Salva la Selva se asomó junto a Global Film a esta supuesta producción „sostenible“ de aceite de palma. En septiembre 2010 estuvimos en las selva y en las plantaciones de palma de la empresa Wilmar en Borneo y Sumatra, en Indonesia. Wilmar International LTD, un holding de inversiones indonesio-malasio-norteamericano con sede en Singapur es el mayor productor y comercializador de aceite de palma. Desde agosto de 2010 cuenta con el sello RSPO para plantaciones de palma en Indonesia y Malasia. Pero a pesar del sello, nos encontramos con una gran plantación ilegal de 14.000 hectáreas para cuya implementación se taló la selva, con organutanes condenados a muerte, con indígenas desplazados y con 16 campesinos ilegalmente enviados a prisión por Wilmar. El reporte en video, de 12 minutos de duración puede verse en ingles y en alemán en nuestra página web.

La cosa está clara. RSPO es un puro lavado verde. Nada ha cambiado en las prácticas catastrofales de la industria del aceite de palma. No hay aceite de palma amigable con el medio ambiente y con las condiciones sociales. La tala de selvas se produce cada minuto y destruye de manera irreversible. El Banco Mundial ha detenido hace más de un año sus financiaciones de la industria de aceite de palma debido a las condiciones insostenibles. Ikea juega con el tiempo diciendo querer mejorar las certificaciones de sostenibilidad para el aceite de palma. Los beneficios rápidos parecen ser más importantes para la tienda de muebles que su responsabilidad empresarial.

Ikea no quiere informar acerca de cuáles empresas son sus proveedoras del aceite de palma del que fabrican sus velas. Frente a sus clientas, la empresa incluso oculta el contenido de aceite de palma. En los paquetes no se encuentra indicado. Tan sólo figura aceite vegetal o estearina como contenido.
La solución es sin embargo fácil: Ikea podría fácilmente retirar las velas de su catálogo. Por favor, apoye nuestra protesta.

Nos han llegado algunas consultas acerca de alternativas a las velas de aceite de palma. Nuestras observaciones se encuentran aquí

Nos han llegado algunas consultas acerca de alternativas a las velas de aceite de palma. Nuestras observaciones:

Ikea nos ha confirmado por escrito, que cada año utiliza 32.000 toneladas de aceite de palma sólo para la fabricación de velas -para los correspondientes monocultivos de palma se necesita una media de 13.000 hectáreas de superficie. Si para ello se talan bosques, lo que sucede cada minuto, este cálculo significa por ejemplo en Indonesia el hábitat de 130 orangutanes, además de muchos seres humanos dependientes de los bosques para su supervivencia. También para ellos, cada árbol tiene un valor incalculable.

Ikea se respalda en la sostenibilidad. Pero los sellos que certifican la sostenibilidad, de los que existen actualmente miles en todo el mundo, dependen de su credibilidad, transparencia, control independiente y estandares adecuados. Y no puede ser que estos sólo figuren en el papel y en forma de mejoras superficiales, sino que deberían poderse llevar a cabo y demostrar cada día en la práctica y poseer un sistema efectivo de control.

En la mayoría de los casos, estos sellos -como el mencionado por Ikea que se llama RSPO- apenas son un truco de publicidad, para calmar la conciencia de los clientes. No significan ningún cambio en los países productores. Esto fue documentado en septiembre por un equipo de Global Film y Salva la Selva en Indonesia. Nuestro reportaje de 12 minutos „La mentira de la sostenibilidad se puede ver en nuestra página web en inglés y en alemán.

Un consumo sostenible en masa no existe, tampoco si las empresas y los políticos abusan hasta la saciedad de este concepto y lo manosean de mala manera. Monocultivos gigantescos y la agroindustria no son sostenibles. La materia prima de muchos productos alimenticios y cosméticos, o como en este caso las velas, se cultiva hoy día en los países del Sur y es transportada a largas distancias. Esto sólo es posible, porque los altos costos ambientales y sociales los pagan estos países quedando sumidos en la pobreza.

 

¿Hay alternativas a las velas de aceite de palma?

Las velas se fabrican con parafina, que se obtiene del petróleo. Pero el petróleo es igualmente poco recomendable. Según nuestras informaciones, las velas elaboradas a partir de cera de abeja no constituyen ningún problema. Pero las cantidades disponibles son pequeñas y sus precios son bastante altos. Otra alternativa la constituirían velas elaboradas a partir de grasas recicladas. Pero si contienen grasas animales, surgen nuevos problemas si consideramos los modos actuales excesivamente industrializados de alimentación, mantenimiento y sacrificio de los animales.

La investigación y la industria tienen la responsabilidad de encontrar productos realmente amigables con el ambiente y socialmente responsables. La política debe proveer el marco y las vías adecuadas y mecanismos comprobar que se respeten.

En general, es difícil de encontrar respuestas fáciles, soluciones y consejos concretos sobre la manera de actuar en relación a estos problemas, que en realidad surgen porque la política y la economía apuntan a un crecimiento ilimitado y a un consumo creciente de utilización de recursos y energía. Producidos de manera masiva, también las materias primas renovables tienen efectos altamente negativos y en general no se encuentran a nuestra disposición sin límite. El aceite de palma sólo es un ejemplo de esto.

En última instancia, la solución sólo puede estar en volver a la utilización de recursos a nivel local, a la agricultura campesina a pequeña escala, a la producción local y a respetar los ciclos naturales. Además, deberíamos vivir de una manera mucho más modesta. Lo que no significa que tengamos que vivir peor, sino sólo cambiar algunas costumbres, y abandonar otras. Las velas se utilizan para crear una atmósfera agradable, especialmente en invierno, o para decorar la mesa. Pero quién puede disfrutar de su brillo, al saber que para su fabricación han tenido que sufrir personas, animales y el clima?


Saludos cordiales,

Salva la Selva