Proyecto hidroeléctrico obstaculiza conversaciones de paz en Panamá

Rana de Lluvia del Tabasará en peligro de extinción

16/03/2012

Bruselas / Ciudad de Panamá, 16 de marzo de 2012. El controvertido proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, aprobado en virtud del régimen de compensación de las Naciones Unidas, sigue obstaculizando las negociaciones de paz entre el gobierno panameño y los pueblos indígenas Ngöbe-Buglé sobre la minería y proyectos hidroeléctricos en territorios indígenas. Grupos ecologistas de todo el mundo piden la retirada de la concesión de Barro Blanco y la suspensión del régimen de compensación de carbono. Hacen también un llamamiento a bancos y empresas para que congelen de inmediato su apoyo al proyecto.

 

Los recientes enfrentamientos violentos entre la policía y manifestantes indígenas contra los planes del gobierno de una gran mina de cobre e hidroeléctricas en su territorio, dejaron al menos dos muertos y más de un centenar de heridos y detenidos. Los Ngöbe-Buglé, el grupo indígena más grande de Panamá, exige la protección de sus derechos y recursos a través de una ley que prohíbe los proyectos mineros e hidroeléctricos que afectan sus territorios, reconocidos legalmente por el Gobierno de Panamá como propiedad colectiva. Ellos exigen que todas las concesiones que se otorgaron sin su aprobación, incluyendo el polémico proyecto hidroeléctrico Barro Blanco sean canceladas.

 

Barro Blanco es un proyecto hidroeléctrico de 28,84 MW en el río Tabasará. Fue aprobado bajo el esquema de compensación de carbono de la ONU o Mecanismo de Desarrollo Limpio MDL en junio de 2011, pese a las preocupaciones sobre la exactitud de la evaluación de impacto ambiental y los requerimientos de los actores locales. El proyecto está siendo financiado por los bancos europeos de Alemania (DEG) y los Países Bajos (FMO) y el Banco Centroamericano de integración Económica. El embalse de agua de la presa inundaría tierras de la Comarca Ngöbe-Buglé - una reserva semi-autónoma perteneciente y administrada por indígenas Ngöbe y Bugle de Panamá. Más de media docena de comunidades a lo largo de las riberas del río serán inundadas y los medios de subsistencia de unos 5.000 agricultores que dependen del agua potable del río para la agricultura y la pesca se verán negativamente afectados y de manera irrevocable. Sin embargo, la empresa GENISA responsable del proyecto ha hecho públicamente declaraciones engañosas que el área inundada será menor de lo que realmente es y no afectara a las comunidades indígenas.

 

La ONU debe garantizar una revisión imparcial

Debido a la escalada de los enfrentamientos entre las comunidades y el gobierno, las Naciones Unidas están facilitando estos días conversaciones de paz. El bloqueo fue levantado por un acuerdo para llevar a cabo una revisión de la Evaluación de Impacto Ambiental EIA del proyecto.


"Aunque lo exige la ley, Barro Blanco no llevó a cabo una segunda evaluación de impacto ambiental después de haber aumentado la capacidad inicialmente prevista desde 19 hasta 28 MW. El aumento de tamaño hace que la inundación adicional de 25 hectáreas y el impacto de las tierras de la Comarca Ngöbe-Buglé,”
dijo Oscar Sogandares de la organización ambientalista Asociación Ambientalista de Chiriquí. “La evaluación del impacto ambiental tampoco menciona los impactos de la represa sobre la biodiversidad de la exuberante selva tropical y la vida silvestre en el valle del Tabasará. Varias especies endémicas se enfrentan a la extinción si la represa se construye."

 

"Los derechos de los Ngöbe-Buglé están consagrados en la Constitución de Panamá y se deben respetar por todos los proyectos que afecten su territorio, incluyendo el proyecto Barro Blanco. Hacemos un llamamiento a todos los bancos y las empresas que participan en este proyecto para suspender su apoyo", comentó Guadalupe Rodríguez de Salva la Selva.

 

En una superficie de apenas 75.000 km2 Panamá cuenta con 30 proyectos hidroeléctricos MDL con una capacidad instalada de 1804 MW en tramitación del régimen de compensación de la ONU. "Si los proyectos de compensación de carbono violan los derechos consagrados de los pueblos indígenas, la Convención tiene que actuar y restablecer la confianza en la ONU", comentó Eva Filzmoser de CDM Watch (Vigilancia del MDL). ”Hacemos un llamado a la CMNUCC y a la autoridad nacional ANAM para asegurarse de que la evaluación de impacto ambiental del proyecto Barro Blanco sea estudiado a fondo y la aprobación sea retirado posteriormente."

 

FIN

 

Documentos de Apoyo para descargar:

·English version of the Press Release

·Informe de Gira de Observación de Derechos Humanos - febrero 2012

·Carta que pone de relieve las preocupaciones de Barro Blanco a la Junta Ejecutiva del MDL - 09 de febrero 2011

·Segunda carta a la Junta Ejecutiva del MDL - 24 de marzo 2011

·Respuesta de la Junta Ejecutiva del MDL - 20 de diciembre 2011

·Informe de Evaluación para el Banco Europeo de Inversiones

 

Más información:

·http://www.laestrella.com.pa/online/impreso/2012/03/13/cuestionan-a-la-anam-por-proyecto-barro-blanco.asp

·http://chiriquinatural.blogspot.com/2012/03/en-defensa-del-rio-tabasara-tomado-de.html

·http://www.guardian.co.uk/world/2012/feb/19/panama-protest-silvia-carrera?INTCMP=ILCNETTXT3487

 



 

Contactos de Prensa:

Antonia Vorner (CDM Watch, Vigilancia del MDL)

+32 483 07 20 63, GMT

antonia@cdm-watch.org

 

Oscar Sogandares (ASAMCHI)

+507 6810 2202, GMT-5

sogans@yahoo.com